RESEÑA DEL LIBRO “La salud que viene. Nuevas enfermedades y el marketing del miedo”

 
Aún no he podido leer el libro de Miguel Jara, pero David sí y a continuación os ofrezco su reseña sobre “La salud que viene. Nuevas enfermedades y el marketing del miedo”.

No lo he podido leer porque tanto la tinta de los libros como el propio papel es tóxico y me es imposible incluso tocarlo. Pero David me ha leído las 4 o 5 páginas que Miguel me dedica y quiero compartir con vosotros lo que he sentido.

Hace un año Miguel me pidió que fuera uno de los testimonios de su libro, a pesar que sabía que yo no podía recibir visitas ni hablar por teléfono. Hicimos la entrevista intercambiando correos  electrónicos, pero no por eso fue menos intensa o profunda.

Mi testimonio empieza con un guiño a nuestros gustos musicales y literarios comunes, citando la canción del grupo The Stooges que da nombre a mi blog: No Fun. Mis palabras se entrelazan con las suyas con gracia y estilo, llevando al lector a un breve pero intenso recorrido por mi vida, cuando era divertida y cuando dejo de serlo. Miguel también relata las emociones que le provocan leer mis correos. Lo que más me ha sorprendido es la angustia que desprenden mis palabras al final. Estaba empeorando a marchas forzadas y estaba preocupada porque no encontraban el motivo y no sabía dónde me llevaría esa situación. Pero no estaba empeorando sin motivo. Hoy, un año más tarde todo ha cambiado. Pocos meses después de la entrevista tuve escorbuto y estuve a punto de morir. Ahora aún estoy muy débil y recuperándome, y a pesar de estar físicamente peor que cuando Miguel me entrevistó, no tengo angustia y estoy mucho más tranquila y centrada, mirando a mi futuro con más serenidad.

Gracias Miguel por recoger mi testimonio con tanta gracia y sin perder un ápice de veracidad.


RESEÑA DE "LA SALUD QUE VIENE. NUEVAS ENFERMEDADES Y EL MARKETING DEL MIEDO" por David Palma

Si explicas algún pasaje del libro de Miguel Jara “La salud que viene. Nuevas enfermedades y el marketing del miedo” a alguien que no se haya interesado nunca por los temas que en él se tratan, te dibujara una sonrisa incrédula con la boca y con la mirada te dirá un “¡anda ya!”. Sin embargo, todo lo que Miguel Jara expone en su último libro: datos, testimonios, hechos y reflexiones, son total y lastimosamente ciertas. Es necesario palpar con tus propios ojos lo que explica en sus capítulos para darte cuenta de lo corta que queda la imaginación de libros como “1984” o “Un mundo feliz” comparados con la cruda y rancia realidad que nos toca vivir.

Su libro es un arma afiladísima de riguroso periodismo -del que tanto se echa en falta- en el que te enseña a ir atando cabos sueltos, a percibir conexiones tan evidentes que se convierten en invisibles y a dejar de ver los troncos del bosque para poderte fijar en las raíces podridas en las que se sustenta. En la primera parte, con una sensibilidad y compromiso admirables, Miguel Jara da voz a personas de las que nadie quiere saber nada, verdaderas alarmas biológicas que nadie quiere escuchar y ejemplos de las gravísimas enfermedades que se harán tristemente habituales en pocos años y para las que ningún gobierno o administración está preparado, ni parece tener intención de prepararse. En su segunda parte disecciona los mecanismos de mercado, dirigidos principalmente por las grandes farmacéuticas, que utilizan para anestesiarnos como individuos y convertirnos en un rebaño atemorizado por enfermedades creadas de la nada que nos harán consumir sus productos. Las industrias farmacéuticas y de alta tecnología, los gobiernos, importantes entidades culturales, colegios médicos, medios de comunicación; de manera consciente o no, prostituidos o no, juntos conforman un ente invisible que nos amenaza, que nos hace sentir miedo para hacernos consumir, pero que a la vez nos consigue hacer creer que vivimos en la mejor de las sociedades que la humanidad ha conocido.

Si no lo eras todavía, leer el libro de Miguel Jara es hacerte consciente de que estamos llegando, si no lo hemos hecho ya, al punto de inflexión, al vórtice del cambio que se tiene irremediablemente que producir para que nuestro imposible sistema económico caiga como un castillo de naipes, por fin dando paso a una economía que no tienda al absurdo crecimiento infinito, que no se base en la eliminación mental y física de los individuos que componen su sociedad y que respete la vida a nivel planetario, ya que nuestra existencia depende de ello.

Pasar sus páginas te llena poco a poco de indignación, impotencia y rabia que se convierten, tras haber leído el libro, en inconformismo, pensamiento y acción, que es lo que realmente te hace libre.


NOTA: reseña publicada en el blog de Miguel Jara  (13/11/2009).