CONSEJOS Y PRODUCTOS PARA REDUCIR NUESTRA EXPOSICIÓN A LOS CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS





En esta entrada encontraréis una breve introducción sobre qué es la polución electromagnética y cuáles son sus síntomas y efectos y una serie de consejos que son el puntal básico para reducir nuestra exposición a los campos electromagnéticos (CEM).



¿QUÉ ES LA POLUCIÓN ELECTROMAGNÉTICA?

La exposición a la electricidad ha aumentado estos últimos años de forma descomunal. Nuestra salud depende de un equilibrio medioambiental que hoy en día está roto en parte por el exceso de contaminación electromagnética que nos rodea.

En la calle y en nuestras casa y sitos de trabajo nos afectan los campos generados por la red eléctrica, los dispositivos conectados a ella, los interruptores, las lámparas, la líneas de alta tensión, la telefonía móvil, los teléfonos inalámbricos, WLAN, WIFI, radares, etc. Nuestras casas están llenas de aparatos eléctricos, televisores, equipos de música, microondas, radio-despertadores, bombillas alógenas, etc. En el trabajo muchos pasan la mayor parte del día utilizando un ordenador y rodeados de dispositivos electrónicos.

La electricidad se ha convertido en parte central de nuestras vidas, de tal manera que se hace difícil cuestionar sus efectos invisibles. Pero cada vez se van acumulando más pruebas de su potencial peligro para la salud, pruebas que ya no pueden seguir siendo ignoradas, como el propio Parlamento Europeo dejó claro con la resolución aprobada en abril de 2009.


SÍNTOMAS Y EFECTOS

Se ha vinculado la exposición a campos eléctricos a varias enfermedades, incluyendo la leucemia infantil. Muchas personas están experimentando efectos adversos y están reportando una amplia gama de síntomas relacionados a dicha exposición, que van desde insomnio, cansancio, dolor de cabeza, irritabilidad, dificultad para concentrarse y fatiga a otros más severos, como mareos, alternaciones del sistema inmunitario, alternaciones del sistema hormonal y problemas de corazón y circulatorios. Además la exposición a campos electromagnéticos causa  la enfermedad conocida como ElectroHiperSensibilidad (EHS).

Cabe tener en cuenta que la resolución de la Comisión de Medio Ambiente sobre salud y campos electromagnéticos, aprobada en el pleno del Parlamento Europeo en abril de 2009, pide que se preste especial atención a los efectos biológicos cuando se evalúe el posible impacto sobre la salud de las radiaciones electromagnéticas, especialmente si se tiene en cuenta que algunos estudios han detectado que radiaciones de muy bajo nivel ya tienen efectos muy nocivos. Además pide a los Estados miembros que sigan el ejemplo de Suecia y reconozcan como una discapacidad la ElectroHiperSensibilidad (EHS), con el fin de garantizar una protección adecuada e igualdad de oportunidades a las personas que la sufren.



CONSEJOS PARA REDUCIR LA EXPOSICIÓN A LOS CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS

  • Medidores de campos eléctricos y electromagnéticos: estos aparatos de medición sirven para evaluar nuestro nivel de exposición y es básico disponer de medidores si queremos detectar las posibles exposiciones que nos estén afectando en casa (o en la oficina). Hay dos tipos de medidores: para mediciones de baja frecuencia (red eléctrica, dispositivos conectados a ella, interruptores, lámparas, líneas de alta tensión, etc.) y para mediciones de alta frecuencia (telefonía móvil, teléfonos inalámbricos, WLAN, WIFI, radares, etc.). Cabe remarcar que es muy importante que nuestro dormitorio tenga la menor contaminación electromagnética posible, por lo que no deberemos tener en él ningún aparato eléctrico y en especial debemos evaluar los campos eléctricos de los enchufes de la pared donde está el cabezal de la cama. Por la noche lo ideal es dejar el dormitorio sin electricidad (instalando un relé de desconexión o bajando el correspondiente diferencial) pero si no es posible, es recomendable separar al máximo la cama de la pared donde están los enchufes. Con este sencillo consejo podremos descansar mejor. 

  • Cablear router: sustituir la red WiFi por cable. Debemos tener en cuenta que, además del cable Ethernet, será necesario modificar la configuración del router para que deje de conectarse por wireless y también deberemos deshabilitar la conexión de red inalámbrica en nuestro ordenador.

  • TV y pantalla ordenador: escoger pantallas de televisor para el ordenador de TFT - LCD, ya que son las que emiten menos radiación.

  • Teléfono móvil: la mejor opción es tener el móvil siempre apagado y tan solo utilizarlo en caso de emergencia. Podéis ver consejos médicos para la utilización del móvil en esta entrada

  • Evitar lámparas fluorescentes y luces halógenas y bombillas de bajo consumo. Existen lámparas blindadas que reducen los campos magnéticos. Las bombillas de bajo consumo contienen mercurio, pero existen alternativas, como las bombillas LED sin mercurio, que además no emiten radiación UVA y ahorran hasta un 88% de energía.

  • Enchufes y cables: utilizar  regletas y cables alargadores blindados. Es muy importante donde se enchufan los aparatos eléctricos, ya que los propios cables de alimentación generan campos magnéticos que deben evitarse, por lo que las regletas deben ser blindadas. Y los alargadores también, ya que si no van expandiendo la contaminación electromagnética por toda la extensión que ocupan. Lo ideal sería tener el cableado de la instalación eléctrica de toda la vivienda blindado al 100% y con enchufes también blindados, algo que puede hacerse en una vivienda en construcción o si tenemos que hacer reformas.

  • Hornos microondas: este tipo de hornos generan microondas para producir calor y a pesar de que están equipados con una puerta blindada diseñada para impedir que las radiaciones se escapen al exterior, lo ideal es deshacernos de este electrodoméstico, ya que siempre existe la posibilidad de que el blindaje no sea seguro y tenga alguna vía de escape.

  • Entorno de la vivienda: no debería estar cerca de líneas de alta tensión, transformadores eléctricos, antenas de telefonía móvil, antenas Wi-Fi, radares o repetidores de televisión y radio. Además es importante ventilar la vivienda a diario.



    Si queréis más información para evitar los tóxicos y llevar una vida más saludable, podéis consultar la Guía de control ambiental para evitar los tóxicos.




     
    MÁS INFORMACIÓN