Guía práctica de control ambiental



GUÍA PRÁCTICA DE CONTROL AMBIENTAL


Guía práctica de Control Ambiental adecuada para las personas que quieran llevar una vida más saludable.



ÍNDICE
  1. HIGIENE PERSONAL Y COSMÉTICA
  2. LIMPIEZA DEL HOGAR Y LAVADO DE LA ROPA
  3. ALIMENTACIÓN Y UTENSILIOS DE COCINA
  4. SISTEMAS DE FILTRACIÓN DEL AGUA
  5. EQUIPAMIENTO DEL HOGAR: PINTURAS, MUEBLES Y COLCHONES
  6. ROPA DEL HOGAR Y ROPA DE VESTIR
  7. CALIDAD DEL AIRE EN EL HOGAR
  8. CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA
  9. SUPLEMENTOS NUTRICIONALES
 

1. HIGIENE PERSONAL Y COSMÉTICA

Debemos empezar por deshacernos de los productos de higiene personal y cosméticos convencionales, ya que son tóxicos y varios ingredientes son hasta cancerígenos, y sustituirlos por productos de cosmética natural, a poder ser orgánicos certificados, y sin aroma.

Además los cosméticos han de ser sin conservantes sintéticos, colorantes ni derivados del petróleo, y a poder ser sin aceites esenciales. Para escoger un cosmético además deberemos tener en cuenta las alergias y/o intolerancias personales.

No es recomendable utilizar cosméticos ni productos de limpieza con fragancia porque incluso los ecológicos emiten sustancias químicas no declaradas en sus ingredientes, como podéis leer en este estudio de la Universidad de Washington. Es importante recordar que los fabricantes no están obligados a dar a conocer los ingredientes que utilizan como fragancias.


Gel de ducha y champú: Varias marcas de cosmética de natural tienen una línea especial para piel alérgica y sensible, y entre ellas destacan Lavera Neutral y Logona Free. La arcilla Ghassoul también es una solución para las pieles más intolerantes y es inodora. También son recomendables los jabones en pastilla, ya que contienen muy pocos ingredientes y pueden ser muy útiles en casos de alergias e intolerancias varias, pero deberemos revisar cuidadosamente los ingredientes.

Desodorantes: Los desodorantes no pueden contener alcohol, aluminio, colorantes, conservantes ni fragancias. Un clásico es el desodorante de piedra de alumbre natural (debemos asegurarnos que solo contenga potassium alum), que es un desodorante natural, efectivo e inodoro. El potassium alum lo podemos encontrar en forma de piedra, en forma líquida (solo debe llevar aguar añadida) y en polvo para hacer baños de pies. Otra opción son los desodorantes de origen vegetal sin olor, ya que algunos de ellos son aún más efectivos y duraderos que el de piedra de alumbre natural.

Aceites corporales y cremas: Los aceites corporales también son una buena opción y siempre han de ser 100% aceite orgánico certificado y a poder ser de primera prensada. El aceite de jojoba es muy recomendable ya que es muy suave (es apto para niños) e inodoro y sirve para hidratar todo tipo de piel y prevenir arrugas, como loción post afeitado, para quemaduras solares y para nutrir el cabello. La crema de manteca de karité es perfecta para el cuidado de la piel, siempre y cuando sea manteca de karité africana pura y sin aditivos de ningún tipo, y sirve para hidratar todo tipo de piel, en especial las muy secas y también para cicatrices y estrías.

Maquillaje: No es necesario renunciar a los productos de maquillaje, ya que hay varias marcas de cosmética natural que tienen productos de maquillaje, como Lavera o la estadounidense Real Purity, cuyos los pintalabios son además inodoros e insaboros. Para desmaquillarnos y para la limpieza de la cara y los ojos debemos utilizar algodón orgánico sin tratar, ya sea en discos o en bolas.

Higiene íntima: Las compresas y tampones convencionales están blanqueados con cloro, perfumados y llevan plástico, por lo que no son recomendables para las mujeres que tienen la piel sensible o alergias. Tenemos dos opciones válidas: las compresas y tampones de la marca Natracare, que están hechos de materiales naturales, sin blanquear con cloro, sin fragancia y sin restos de tóxicos, y las compresas lavables de algodón orgánico sin tratar o de seda, que son muy absorbentes, delicadas con la piel y duraderas.

Protectores solares: Debemos evitar los protectores solares convencionales ya que contienen filtros de protección solar sintéticos que tienen efectos sobre el sistema endocrino en el cuerpo. Los más seguros son los filtros de protección solar natural mineral y que sean orgánicos certificados. 

Filtro declorador para el agua de la ducha: Es muy importante que filtremos el agua de la ducha ya que el cloro que contiene afecta la piel, el cabello y nuestras vías respiratorias. Para ello es básico un filtro declorador en la ducha, imprescindible si tenemos SQM, alergias, asma o dermatitis. Al eliminar el cloro del agua, la piel queda más suave y sin irritaciones y el cabello más sedoso y brillante y además necesitaremos menos jabones e hidratantes. No todos los decloradores son iguales y deberemos escoger un declorador que nos garantice un filtrado total del cloro (99% es el porcentaje de filtrado de los mejores decloradores) pero también de los sedimentos y olores del agua.


Más información en Cosmética natural




2. LIMPIEZA DEL HOGAR Y LAVADO DE LA ROPA

Esta sección hace referencia a la limpieza y mantenimiento de nuestro hogar y el lavado y planchado de la ropa, ya que dichas actividades implican una gran cantidad de productos convencionales altamente tóxicos y que debemos sustituir.

Deberemos escoger productos de origen vegetal y a poder ser orgánico certificado y además sin aroma. No es suficiente cambiar los productos convencionales por otros inodoros pero cuyos ingredientes también sean químicos o sintéticos.

Como he comentado en la sección anterior, no es recomendable utilizar cosméticos ni productos de limpieza con fragancia porque incluso los ecológicos emiten sustancias químicas no declaradas en sus ingredientes, como podéis leer en este estudio de la Universidad de Washington. Además, un posterior estudio de la Universidad de Washington ha demostrado que los detergentes y suavizantes para la ropa perfumados emiten sustancias químicas peligrosas, algunas de ellas cancerígenas. Es importante recordar que los fabricantes no están obligados a dar a conocer los ingredientes que utilizan como fragancias.

Detergente para la ropa: Deberemos escoger detergentes en líquido o en polvo que sean de base vegetal y sin aroma. No podrán contener fragancias, aceites esenciales, colorantes, conservantes, enzimas, fosfatos ni ingredientes derivados del petróleo. Otra opción son las nueces de lavado del Nepal, ya que son inodoras, no contienen sustancias químicas, y son aptas incluso para la piel sensible. Hay marcas que tienen detergentes orgánicos certificados sin aroma, como el detergente líquido de nueces de lavado de Klar y otros que además están desarrollados en colaboración de médicos para que sean aptos para alérgicos y afectados de SQM, como el detergente líquido para ropa o el detergente para lana y tejidos delicados de Pure Nature. Para el prelavado de la ropa sucia podemos utilizar carbonato de sodio combinado con bicarbonato, ya que además elimina los olores y suaviza el agua.

Suavizante para la ropa y quitamanchas: El suavizante Lavexan es perfecto porque además de dejar la ropa suave, suaviza las aguas duras, por lo que necesitaremos menos detergente para dejar la colada limpia, y además al llevar zeolitas elimina los olores de la ropa. También podemos utilizar el bicarbonato sódico, que combinado con el detergente ayuda a dejar la ropa limpia y más suave. Como quitamanchas el percarbonato de sodio es una buena opción ya que además de manchas elimina los gérmenes y bacterias de la ropa. Otra alternativa es el quitamanchas vegetal orgánico de Beeta elaborado a partir de extracto de remolacha que es un potente quitamanchas.


Planchado de la ropa: También son importantes los materiales de la tabla de planchar, y en especial la funda, que deberá ser de algodón sin teñir ni tratar, ya que las convencionales llevan formaldehído y tintes tóxicos que son especialmente peligrosos ya que los inhalamos al planchar.

Lavavajillas a mano y a máquina: Para lavar los platos deberemos escoger un detergente de origen vegetal orgánico certificado y sin aroma. Es muy importante que no contenga sustancias químicas de ningún tipo ya que con él lavaremos los utensilios con los que después cocinamos, comemos y guardamos los alimentos. Para lavar los platos a mano, el lavavajillas de Klar es una excelente opción, porque cumple todos los requisitos anteriores y además sirve como limpiador multiusos ya que es un potente desengrasante. Los estropajos deberán ser sin formaldehído ni tóxicos y también se pueden utilizar los cepillos de cerdas de agave, ya que son muy higiénicos y eliminan hasta la suciedad más persistente.
Si tenéis lavavajillas, el detergente no deberá contener tensoactivos, fosfatos, colorantes, conservantes ni fragancias. Las biotabletas 3 en 1 de BioTab son una buena opción, son muy efectivas y además están recomendadas por la Federación Sueca de Asma y Alergia.

Limpiador multiusos: Deberemos escoger un limpiador de origen vegetal orgánico, que no contenga fragancias, aceites esenciales, colorantes, ni conservantes y que sea biodegradable e inodoro. Tenemos varias opciones de limpiadores multiusos concentrados aptos que cumplen estos requisitos: el limpiador multiusos de Klar, el limpiador multiusos de Beeta y los productos de la línea SafeChoice de AFM desarrollados para personas con sensibilidades químicas (son inodoros, no irritantes y no emiten vapores tóxicos), como el limpiador y desengrasante Super Clean y el limpiador para baño Safety Clean.

Limpiar el polvo y los cristales: Los paños de microfibra son perfectos para limpiar el polvo porque las microfibras atraen el polvo, el pelo y la suciedad como un imán sin utilizar productos químicos. Se pueden utilizar en seco o con agua y están recomendados para SQM, alérgicos y asmáticos. Los hay específicos para quitar el polvo, para limpiar los cristales y la mopa es una buena alternativa a las escobas convencionales. Otra opción para los cristales es el limpiacristales vegetal orgánico de Beeta elaborado a partir de extracto de remolacha que es un potente limpiador.

Antical: El ácido cítrico puro es un excelente antical y elimina la cal, la suciedad y el moho de la cocina, el baño y la cal de los electrodomésticos. Deberemos utilizar ácido cítrico puro.

Eliminar humedad y desinfectar: El carbonato de sodio y el bórax son perfectos para desinfectar y eliminar la humedad. El carbonato de sodio como he comentado en el punto anterior, sirve además para el prelavado de la ropa sucia eliminando también los olores y suavizando el agua.

Abrillantador: La dolomita es perfecta para limpiar y abrillantar superficies de metal, cerámica, plásticas o cristal sin dejar arañazos. Deberemos utilizar dolomita pura.

Abrillantador de muebles: La cera natural de carnauba regenera, protege y cuida los muebles. Debemos utilizar cera de carnauba pura, sin conservantes, colorantes, disolventes, aceites esenciales ni fragancias.





3. ALIMENTACIÓN Y UTENSILIOS DE COCINA

Otro puntal básico es nuestra alimentación, que incluye desde los alimentos que consumimos a los utensilios que utilizamos para cocinarlos, guardarlos y para comer. Deberemos consumir alimentos orgánicos cocinados y almacenados en utensilios no tóxicos y descartar los alimentos que no toleramos, ya sea por alergias o intolerancias. Somos lo que comemos y esta sección es básica para reducir nuestra carga tóxica y mejorar nuestra salud.

Alimentos: Deberemos consumir alimentos orgánicos certificados, lo menos procesados posible y vigilando desde la procedencia del alimento al envasado. A priori puede parecer que la alimentación orgánica es más cara que la convencional, pero si escogemos alimentos básicos, sin procesar y de temporada no tiene por qué serlo. Otra recomendación es comprar las frutas y verduras directamente al agricultor y la carne al ganadero, porque además de ser mucho más económico y de consumir los productos más frescos, podemos controlar exactamente los alimentos, eliminar el riesgo de contaminación que existe cuando pasa por intermediarios y la contaminación del envasado y de la tienda. En Catalunya existe la guía “Compra a pagès” con un listado de los agricultores y ganaderos que comercializan directamente los productos agrupados por comarcas. No es una guía ecológica, por lo que deberemos buscar entre el listado los que ofrecen frutas, verduras y carne orgánica certificada.


La alimentación orgánica es esencial si tenemos SQM, pero también si tenemos alergias alimentarias, algo que no nos dicen y que probablemente nos podría ayudar a evitar desarrollar nuevas alergias. En especial los niños y adultos que ya tienen alergias a varios alimentos deberían pasarse a la alimentación orgánica. En países del norte de Europa la mitad de los alimentos de los supermercados convencionales son orgánicos y España es un gran productor de alimentos orgánicos pero la mayoría se venden fuera porque aún no le damos a la alimentación la importancia que tiene. Consumiendo productos orgánicos nos aseguramos no poner en nuestro cuerpo transgénicos, conservantes, colorantes, aditivos, pesticidas ni sustancias químicas que nos intoxican y son responsables de muchas enfermedades. ¿De qué nos sirve comer una manzana para nuestra salud si está cargada de restos de pesticidas tóxicos?


Utensilios de cocina: Es básico que los utensilios de cocina no sean tóxicos, y tan importante es revisar los materiales como los tintes, los esmaltados y la calidad de los materiales utilizados.
 
Los utensilios de vitrocerámica son los más seguros que existen, aunque no todas las vitrocerámicas son iguales, porque hay diferentes procesos de producción en los que hay que tener en cuenta los materiales y si la vitrocerámica está esmaltada o no. La única limitación de la vitrocerámica es que por las características propias del material los utensilios de vitrocerámica no son adecuados para freír ni son aptos para cocinas de inducción. La vitrocerámica es el material idóneo para las ollas, cacerolas y cazos.
Como moldes y fuentes para el horno, el vidrio borosilicato de Bohemia es una de las mejores opciones, ya que es inodoro e insípido, apto para lavavajillas, resistente y duradero.


Pequeños electrodomésticos: Otro tema que he comentado anteriormente es el de comprar los alimentos sin procesar, por lo que os recomiendo haceros vosotros mismos la harina, el pan, los helados, los zumos, etc., para ahorrar dinero y mejorar vuestra salud. Pero deberemos ser muy cautelosos con estos aparatos, al igual que las tostadoras de pan, hervidores de agua y cualquier otro pequeño electrodoméstico que esté en contacto con los alimentos, porque los materiales deben de ser seguros y no tóxicos.

La panificadora es un electrodoméstico muy útil porque permite hacer el pan en casa de manera automática y fácil, y es muy recomendable para alérgicos y celíacos, además de personas con SQM, pero es un electrodoméstico que pude llegar a ser muy tóxico, ya que la mayoría de las marcas utilizan antiadherentes, coberturas o esmaltes tóxicos que después pasan al pan. La panificadora deberá ser de acero inoxidable y la capa antiadherente deberá de ser de un material seguro, como el titanio.


Cubiertos: Tenemos 3 opciones de cubiertos, según nuestras necesidades. Los cubiertos de acero inoxidable sin níquel son normalmente la mejor opción y son imprescindibles para las personas con alergia al níquel y muy recomendables para los alérgicos o personas con SQM para evitar la exposición a este metal que es altamente alergénico. Para personas con alergias a metales o con intoxicación por metales pesados la mejor opción son los cubiertos de cerámica o los de asta.

Recipientes de cocina: Es esencial no utilizar envases de plástico ni papel de plástico o aluminio para envolver y conservar los alimentos. Los materiales que podemos escoger para almacenar los alimentos, según nuestras necesidades, son el vidrio, la arcilla natural, el acero inoxidable y el celofán como sustitutivo al papel y las bolsas de plástico.


Más información en Utensilios de cocina y toxicidad




4. SISTEMAS DE FILTRACIÓN DEL AGUA

Dedico una sección íntegra al agua por la gran importancia que tiene en nuestra salud. Hemos de tener en cuenta que el agua nos sirve para beber, para cocinar, para asearnos y para limpiar, tanto los platos, la ropa como nuestro hogar, por lo que es básico tener agua sana y no tóxica.

No podemos utilizar el agua directamente del grifo sin filtrar, por la gran cantidad de tóxicos que contiene (cloro, metales pesados, restos de pesticidas, medicamentos y de los químicos con los que ha sido tratada), ni agua envasada en plástico ya que las botellas convencionales son de polietileno tereftalato (PET) que libera productos químicos (antimonio) que imitan a los estrógenos causando alteraciones endocrinas. Por lo tanto lo más saludable es filtrar el agua del grifo.

De todos los sistemas de filtrado del agua, en mi opinión el mejor y más seguro es el filtrado de carbón activo, ya que mantiene todos los minerales del agua, no es tóxico, filtra una amplia gama de tóxicos peligrosos y no se desperdicia agua en el proceso, cosa que no hacen los sistemas de ósmosis inversa o de destilación, por ejemplo.

Ósmosis inversa: Son caros, se desperdicia gran cantidad de agua en el proceso (por lo que no son nada ecológicos) y eliminan todos los minerales del agua, algo que no es nada saludable. Además tienen unas membranas que no siempre se toleran, en especial si tenemos SQM o alergias, y que inevitablemente se contaminan y acumulan partículas, por lo que deben someterse periódicamente a desinfección con productos químicos, de lo contrario acaban creciendo bacterias y gérmenes. Debido a los materiales de los que están hechas las membranas y a que dichas membranas deben desinfectarse periódicamente con productos químicos no es un sistema recomendable para SQM ni si queremos evitar los tóxicos. En el caso que solo se beba agua filtrada con ósmosis inversa es necesario tomar suplementos nutricionales para cubrir los déficits de minerales o podemos tener problemas muy graves de salud.

Destilación del agua: Al igual que el sistema de ósmosis inversa, es un método caro, desperdicia gran cantidad de agua en el proceso (hasta un 80%, por lo que no es nada ecológico) y elimina todos los minerales del agua, algo que no es nada saludable. La destilación elimina metales pesados, bacterias y virus, pero no elimina el cloro ni los compuestos orgánicos volátiles, por lo que no es un sistema recomendable para SQM. En el caso que solo se beba agua destilada es necesario tomar suplementos nutricionales para cubrir los déficits de minerales o podemos tener problemas muy graves de salud.

Filtrado de carbón activo: Es el método más recomendable, ya que filtra cloro, cal, óxido, pesticidas, residuos medicamentosos, bacterias, microorganismos, partículas, turbiedad, suciedad orgánica y metales pesados, manteniendo los minerales disueltos en el agua. Además de no eliminar los minerales del agua, tampoco desperdicia agua y no es un sistema caro ni que implique un mantenimiento complicado o con productos tóxicos, ya que solo deberemos cambiar los filtros de carbón cuando se agoten.

Si escogemos el filtrado de carbón activo, debemos tener en cuenta que no todas las marcas son iguales, ya que cambia la variedad de sustancias que filtran y el porcentaje filtrado.

Lo ideal es poner un filtro de carbón en el grifo de la cocina (para cocinar, beber y lavar frutas y verduras, y que además nos supondrá un ahorro comparado con el coste del agua embotellada) y otro en el lavabo (para lavarnos los dientes y asearnos).

Filtro declorador para el agua de la ducha: Es muy importante que filtremos el agua de la ducha ya que el cloro que contiene afecta la piel, el cabello y nuestras vías respiratorias. Para ello es básico un filtro declorador en la ducha, imprescindible si tenemos SQM, alergias, asma o dermatitis. Al eliminar el cloro del agua, la piel queda más suave y sin irritaciones y el cabello más sedoso y brillante y además necesitaremos menos jabones e hidratantes. No todos los decloradores son iguales y deberemos escoger un declorador que nos garantice un filtrado total del cloro (99% es el porcentaje de filtrado de los mejores decloradores) pero también de los sedimentos y olores del agua.

Envasado del agua: Es básico que evitemos el plástico y el aluminio. Para envasar el agua para beber, lo mejor son las botellas de vidrio y como botella para llevar el agua podemos utilizar botellas de acero inoxidable, como las de la marca Klean Kanteen (no son aptas para alérgicos al níquel).


Más información en Una casa saludable




5. EQUIPAMIENTO DEL HOGAR: PINTURAS, MUEBLES Y COLCHONES

Dentro de nuestro hogar hay focos muy importantes de tóxicos, como es la pintura de las paredes, los barnices de la madera, los muebles o los colchones, que deberemos controlar si queremos que nuestra casa sea un entorno seguro y saludable. Una de las habitaciones más importantes de la casa es el dormitorio, ya que en él pasamos una tercera parte de nuestra vida. Por esto es importante tener un dormitorio lo más saludable posible y deberíamos ser muy exigentes con la cama, el somier, el colchón y la ropa de cama que utilizamos. En el caso concreto de los alérgicos y los enfermos de SQM, es esencial tener el mínimo de muebles y no tener cortinas ni aparatos eléctricos.

Si tuviéramos la opción de escoger el sitio donde vivir, sería ideal ir a un sitio lo menos contaminado posible.

Pinturas y barnices: Las pinturas y barnices convencionales son muy tóxicos, por lo que si tenemos que pintar nuestra casa o barnizar la madera deberemos escoger los productos con mucha cautela.

No es suficiente escoger una pintura que se anuncie como ecológica, por lo que deberemos revisar a conciencia todos los ingredientes. Deberemos utilizar pintura ecológica, de origen natural, sin ningún tipo de sustancia química y que no emita compuestos orgánicos volátiles (VOC). Las pinturas más seguras que existen son las pinturas en polvo que están hechas a base de creta, mármol o caseína vegetal, ya que sus componentes son naturales, y a las que podemos dar color con pigmentos naturales (pigmentos minerales y tierras de colores puros que no contengan ningún tipo de aditivo). 

Los barnices para madera, tanto de interior como de exteriores, no deben contener disolventes y deben ser ecológicos y que no emitan compuestos orgánicos volátiles (VOC).

Por lo general, los materiales de construcción convencionales también son muy tóxicos y se deben escoger con cautela. Por ejemplo, nunca se debe utilizar silicona para sellar las juntas o para los marcos de las ventanas porque es muy tóxica (aunque sea silicona inodora) y existen alternativas no tóxicas en el mercado, como el sellador Sili-Fix que está hecho de material antiséptico, no tóxico e inodoro.

Estas recomendaciones son especialmente importantes tenemos SQM, alergias o asma, ya que la pintura y los materiales de construcción son una fuente de contaminación persistente en nuestro hogar y son muy perjudiciales para los alérgicos y las personas con problemas respiratorios en general.


Muebles: Los muebles pueden estar hechos de acero inoxidable, opción no recomendable si se sufre sensibilidad electromagnética, o de madera maciza sin tratar o con tratamientos vegetales que no emitan compuestos orgánicos volátiles. Además es muy importante que las colas y barnices utilizados no sean tóxicos, que no emitan compuestos orgánicos volátiles y en especial que no contengan formaldehído. Si los muebles están pintados, las pinturas no deberán emitir compuestos orgánicos volátiles y deberán ser inodoras. En el caso del acero inoxidable deberá pulirse mecánicamente y se deberá desengrasar con un producto desengrasante ecológico sin utilizar ninguna sustancia química. Los muebles más saludables son los de madera maciza.

Colchón y somier: La mejor opción son los colchones de látex natural con funda de algodón orgánico, obviamente excepto si tenemos alergia al látex. Los colchones de látex natural deben tener un sello que nos garantice que no contienen compuestos orgánicos volátiles (VOC), disolventes, metales pesados, pesticidas, nitrosaminas, CFC ni PCP. Además os recomiendo pedir una muestra al fabricante para probar vuestra tolerancia al látex antes de comprarlo. Los colchones de látex siempre deben utilizarse junto con somieres de láminas de madera para su correcta transpiración. El somier deberá ser de madera maciza sin tratar y sin componentes metálicos.


Más información en Una casa saludable



6. ROPA DEL HOGAR Y ROPA DE VESTIR

Es muy importante que la ropa y el calzado tengan los menor cantidad de sustancias  tóxicas posible, y en especial la ropa de la cama. Como regla general debemos evitar la ropa sintética, aprovechar la ropa al máximo (porque al envejecer va perdiendo los tóxicos) y en general escoger ropa de fibras naturales (algodón, lino o lana) y mucho mejor si son tejidos de cultivo orgánico sin teñir o con tintes ecológicos.

En cuanto a la ropa de cama, no es solo importante escoger sábanas, fundas nórdicas y mantas de algodón orgánico sin teñir o con tintes orgánicos, sino que también deberemos escoger cautelosamente los edredones nórdicos y las almohadas, siendo algunos de los materiales más recomendados el algodón ecológico, el tencel y la fibra de maíz.  Un material especialmente recomendado para los alérgicos al moho y a los ácaros del polvo es el Algodón 95º, que es un algodón con certificado Öko Tex Standard 100 que gracias a su tratamiento mecánico y a la forma como está tejido previene la formación de moho de forma natural, sin aditivos sintéticos, y que además puede lavarse en la lavadora a 95º y es apto para la secadora.




7. CALIDAD DEL AIRE EN EL HOGAR

Es muy importante mantener el aire limpio en nuestro hogar y con el grado de humedad óptimo, que debe de ser por debajo del 65% para evitar que se forme moho (el moho provoca rinitis, alergias, irritación de ojos y del tracto respiratorio, tos y asma). Además de ventilar a diario para renovar el aire, contamos con la ayuda de diferentes productos para purificar el aire, eliminar sustancias químicas y olores y reducir la humedad,  para así asegurarnos la máxima calidad del aire en nuestro hogar.



Purificador de aire: Si tenemos SQM es imprescindible tener un purificador de aire en casa y es altamente recomendable también para los alérgicos (en especial para los alérgicos a los ácaros del polvo, al polen y a los animales) y los asmáticos, ya que respirar un aire limpio ayuda a prevenir crisis asmáticas, pero también es muy beneficioso para las personas sanas ya que los tóxicos que respiramos nos afectan a todos.

Los purificadores de aire aptos deben tener siempre un filtro de partículas HEPA (es el que filtra polen, polvo, moho y partículas de procedencia animal y para comparar modelos debemos fijarnos en el porcentaje del filtrado y el tamaño de las partículas que filtra) y un filtro de carbón activo (filtra sustancias químicas y olores). Al escoger el purificador de aire debemos tener en cuenta las dimensiones, la ventilación y la distribución de nuestra vivienda, aunque como norma general os recomiendo un purificador grande para la estancia principal y otro auxiliar más pequeño para la habitación donde esté la persona afectada de SQM, asma o alergias, que además nos puede servir para utilizar en el dormitorio mientras dormimos, si es necesario.

Una característica esencial para un buen purificador es que sea silencioso, ya que para que sea efectivo se debe tener encendido todo el día y también se debe poder utilizar mientras dormimos. Después de haber tenido purificadores de aire de las principales marcas aptas para SQM, para mí los mejores son los suecos Blueair, ya que están hechos de acero inoxidable, los filtros no tienen aditivos y son muy fáciles de cambiar, tienen una capacidad de filtrado igual que las demás marcas, pero a nivel de ruido no tienen competencia y a pesar de su alta calidad son los más económicos. Además tienen varios modelos a escoger, según el tamaño del espacio a purificar. Lo único que debemos tener en cuenta es que el purificador se vende por defecto con el filtro de partículas HEPA y si queremos filtras los químicos necesitamos el filtro SmokeStop, que es el que incorpora al filtro HEPA el filtro de carbón activo.


Más información en Purificadores de aire


Mantas de carbón activo: Son muy útiles para absorber los vapores tóxicos y los olores  de algunos objetos nuevos o de lugares o cosas que emiten contaminantes durante toda su vida, como por ejemplo colchones, muebles, sofás, asientos de coche, fondos de armario y cajones o cualquier otro objeto que pueda envolverse con ellas y hacer así que disminuya la carga tóxica que contiene. También se pueden colocar en las salidas de aire de los aires acondicionados centrales para reducir los tóxicos que emiten. Es muy importante que la propia tela de carbón activo no esté hecha de ningún material potencialmente tóxico.

Más información en Una casa saludable


Smellkiller: Es un eficiente eliminador de olores hecho de acero inoxidable que funciona tan solo añadiéndole agua. Gracias a su acero inoxidable especial combinado con el agua y el oxígeno, los Smellkiller de Zielonka eliminan olores de la cocina, de las mascotas, del tabaco y de la humedad, dejando el aire limpio y fresco. Además no contaminan y duran de por vida. Hay absorbe olores para la nevera, para habitaciones, para el coche, para los zapatos, para el cubo de basura, etc.

Más información en Una casa saludable


Zeolita: la zeolita es un mineral que absorbe los compuestos orgánicos volátiles (formaldehído, azufre, etc.) y los olores procedentes de fragancias y perfumes, productos químicos, humo, pescado o mascotas, dejando el aire fresco y limpio. Dispuesto en pequeñas bolsas es perfecto para utilizar en el coche, sótanos, trasteros, armarios, cuarto de baño o en la nevera para absorber los olores y la humedad.

Más información en Una casa saludable


Deshumidificadores: La humedad es un grave problema para nuestra salud que aparte de propiciar la formación de moho, potencia los olores. Además de ventilar a diario, a menudo es necesario un deshumidificador para mantener el grado de humedad óptimo, y en especial es básico para los asmáticos y los alérgicos al moho. Hay varios tipos de deshumidificadores, desde los económicos deshumidificadores de cloruro cálcico, que protegen las paredes, los muebles, los coches y la ropa de la humedad, moho y olores desagradables, a potentes deshumidificadores eléctricos, que deberán tener una alta capacidad de condensación, tener filtro de partículas y ser silenciosos.

Más información en Consejos para vivir sin tóxicos


Protección para el polen: Si se tiene alergia a algún tipo de polen, en la época de polinización podemos utilizar filtros para las ventanas, que retienen el polen pero permiten la ventilación y el paso del aire al ventilar. Al escoger un filtro anti-polen, deberemos verificar que no esté hecho de materiales no tóxicos y que no esté tratado químicamente.

Más información en Una casa saludable




8. CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA


Los aparatos eléctricos y electrónicos han hecho aumentar estos últimos años de forma descomunal la contaminación electromagnética a la que estamos expuestos. La electricidad se ha convertido en parte central de nuestras vidas, de tal manera que se hace difícil cuestionar sus efectos invisibles, pero cada vez se van acumulando más pruebas de su potencial peligro para la salud, pruebas que ya no pueden seguir siendo ignoradas, como el propio Parlamento Europeo dejó claro con la resolución aprobada en abril de 2009.

Siguiendo los siguientes consejos podemos reducir nuestra exposición a los campos electromagnéticos en el hogar, mejorando así nuestra salud sin necesidad prescindir de los aparatos eléctricos.


Medidores de campos eléctricos y electromagnéticos: Sirven para evaluar nuestro nivel de exposición y son muy útiles si queremos detectar las posibles exposiciones que nos estén afectando en casa o en la oficina. Hay dos tipos de medidores: para mediciones de baja frecuencia (red eléctrica, dispositivos conectados a ella, interruptores, lámparas, líneas de alta tensión, etc.) y para mediciones de alta frecuencia (telefonía móvil, teléfonos inalámbricos, WLAN, WIFI, radares, etc.). Cabe remarcar que es muy importante que nuestro dormitorio tenga la menor contaminación electromagnética posible, por lo que no deberemos tener en él ningún aparato eléctrico y en especial debemos evaluar los campos eléctricos de los enchufes de la pared donde está el cabezal de la cama. Por la noche lo ideal es dejar el dormitorio sin electricidad, instalando un relé de desconexión o bajando el correspondiente diferencial, y si no es posible, es recomendable separar al máximo la cama de la pared donde están los enchufes y así podremos dormir mejor.

Cablear el router: Sustituir la red WiFi por cable. Debemos tener en cuenta que, además del cable Ethernet, será necesario modificar la configuración del router para que deje de conectarse por wireless y también deberemos deshabilitar la conexión de red inalámbrica de nuestro ordenador.

TV y pantalla ordenador: escoger pantallas de televisor y para el ordenador de TFT - LCD, ya que son las que emiten menos radiación.

Teléfono móvil: La mejor opción es tener el móvil siempre apagado y tan solo utilizarlo en caso de emergencia. Podéis ver consejos médicos para la utilización del móvil en esta entrada

Iluminación: Debemos evitar las lámparas fluorescentes, las luces halógenas y las bombillas de bajo consumo. Existen lámparas blindadas que reducen los campos magnéticos. Además las bombillas de bajo consumo contienen mercurio, pero existen alternativas, como las bombillas LED sin mercurio, que además no emiten radiación UVA y ahorran hasta un 88% de energía.

Enchufes y cables: Los aparatos eléctricos generan contaminación electromagnética al estar conectados a la corriente, sin necesidad de que estén funcionando, pero estos campos pueden ser eliminados utilizando regletas y cables alargadores blindados. Es muy importante donde se enchufan los aparatos eléctricos, ya que los propios cables de alimentación generan campos magnéticos y los alargadores también, y si no están blindados van expandiendo la contaminación electromagnética por toda la extensión que ocupan. Lo ideal sería tener el cableado de la instalación eléctrica de toda la vivienda blindado al 100% y con enchufes también blindados, algo que puede hacerse en una vivienda en construcción o si tenemos que hacer reformas.

Hornos microondas: Este tipo de hornos generan microondas para producir calor y a pesar de que están equipados con una puerta blindada diseñada para impedir que las radiaciones se escapen al exterior, lo ideal es deshacernos de este electrodoméstico, ya que siempre existe la posibilidad de que el blindaje no sea seguro y tenga alguna vía de escape.

Entorno de la vivienda: no debería estar cerca de líneas de alta tensión, transformadores eléctricos, antenas de telefonía móvil, antenas Wi-Fi, radares o repetidores de televisión y radio. Además es importante ventilar la vivienda cada día.





9. SUPLEMENTOS NUTRICIONALES

Las personas que tenemos una alimentación limitada, ya sea por alergias o intolerancias, estamos expuestas a déficits nutricionales que pueden llegar a ocasionar graves problemas de salud, por lo que los suplementos nutricionales son básicos. No todas las marcas son iguales y es muy importante que sean de la más alta calidad y lo más puros posibles, sin aditivos ni alérgenos, como por ejemplo los suplementos de las marcas Pure Encapsulations o Nutricology. Evidentemente la tolerancia de los productos es personal y además no todos necesitamos tomar los mismos suplementos, por lo que es necesario que el médico especialista determine qué suplementos nutricionales son los adecuados en cada caso.

Si tenéis SQM o alguna otra enfermedad de origen medioambiental, os recomiendo que observéis si toleráis bien la medicación que tenéis pautada, ya que a veces la medicación es contraproducente y aún nos intoxica más, y que siempre que sea posible consideréis alternativas más naturales, ya que a veces algunos de nuestros síntomas corresponden a efectos secundarios de la medicación.


Más información en Suplementos nutricionales




Los cambios propuestos en la guía pueden parecer complicados o costosos, pero lo más importante es querer cambiar e iniciar el proceso, ya que sin duda nos llevará a una vida más saludable y feliz.





Emociones Tóxicas



EMOCIONES TÓXICAS


Con un especial dedicado a las emociones y su relación con la toxicidad, la sección Sopa Tóxica se despide después de 4 temporadas colaborando en el programa "Hágase la luz" de Radio Euskadi dirigido y presentado por Teresa Yusta.

Agradecemos a nuestros seguidores el interés que han demostrado y esperamos que la información les haya sido de utilidad para estar más sanos y felices.



Duración aprox. 23 minutos

Para descargar el audio en mp3, clicar el siguiente enlace con el botón derecho del ratón y guardar el archivo: Enlace mp3

Página de Sopa Tóxica con enlaces a todos los audios de los programas emitidos.
 
 
 

El sol y nuestra salud



EL SOL Y NUESTRA SALUD



La exposición al Sol es un tema que genera muchas dudas hoy en día, o al menos eso se deduce por la cantidad de personas que se sobreexponen y por la cantidad de personas que lo evitan del todo. Por una parte los médicos nos dicen que debemos evitar la exposición solar, sobre todo si somos muy blancos o tenemos muchas pecas, lo que nos puede provocar algunos problemas de salud por no recibir suficiente luz solar. Por otro lado, buena parte de la población se expone en exceso al sol para broncearse, lo que provoca daños en la piel, a veces fatales.

A continuación exponemos varias preguntas y respuestas que nos pueden ayudar a tomar la decisión de exponernos al Sol o no y cómo hacerlo:



- ¿Es peligroso exponerse al sol?

No. No solo no hay que evitar el Sol sino que es necesario que estemos expuestos a la luz solar para que nuestro cuerpo funcione correctamente, aunque sí está recomendado que las personas muy mayores, los niños pequeños y los bebés se protejan con ropa de la luz directa del Sol, debido a que su piel no responde tan bien. Las personas con la piel muy blanca deben exponerse teniendo todavía más en cuenta que el resto cuándo y cuánto tiempo hacerlo para evitar problemas en la piel.

Lo que nos debe preocupar de la luz Solar es la radiación UVA, que es la que hace que nos pongamos morenos, pero también vayamos castigando la piel a medida que pasan los años. El momento del año en que más radiación solar recibimos es entre los meses de mayo y agosto. Estos son los meses en que la Tierra se encuentra más alejada del Sol, pero su inclinación permite que los rayos de sol alcancen de pleno el hemisferio norte. Durante esta época del año las horas del día con más radiación solar son las comprendidas entre las 11 h y las 16 h.

Lógicamente, la radiación solar que recibimos puede verse afectada por las nubes, la contaminación o la altura respecto al mar en que nos encontremos.



- ¿Es necesario exponerse al Sol?

Sí, aunque no para estar moreno, sino para recibir los beneficios que nos aporta. No hay que olvidar que nuestro estado natural hasta hace muy pocos años era estar expuestos a la luz solar durante la mayor parte del día. El dejar de hacerlo empeora la calidad de nuestra salud, ya que estamos vinculados al Sol desde antes de que existiéramos como especie.

De todas maneras es importante no sobreexponerse al Sol, como hacemos al intentar ponernos morenos en exceso y rápidamente. Sobreexponiéndonos forzamos el mecanismo de defensa de nuestra piel contra el Sol -que consiste en ponerse morena- pudiéndonos provocar quemaduras, envejecimiento prematuro y cáncer de piel.

El sentido común es el de debe regir a la hora de exponernos al Sol. A ningún animal de sangre caliente se le ocurriría ponerse bajo el Sol en las horas de máxima radiación y nosotros debemos hacer lo mismo.



- ¿Qué beneficios tiene exponerse al Sol?

Los rayos infrarrojos del sol nos aportan energía y también nos estabilizan emocionalmente, que es muy útil para tomar buenas decisiones y evitar al máximo estresarnos. Si nos exponemos a la luz solar durante una media hora al día nuestro reloj interno se pone en hora para que nuestro cuerpo funcione correctamente siguiendo el ciclo circadiano (el de día y noche), haciendo que seamos capaces de descansar correctamente y que nuestro sistema hormonal funcione bien.

El beneficio más importante de exponernos al Sol es que nos permite producir vitamina D. Esta vitamina se sintetiza en nuestra piel cuando la exponemos a la radiación UVB (onda media). Esto se produce en minutos, por lo que no es necesaria una sobreexposición. Unos 20 minutos al día son suficientes. La parte del cuerpo que más vitamina D produce es el torso, seguido de las piernas y los brazos. Para producirla necesitamos cierta cantidad de radiación. Como referencia, debemos saber que si nuestra sombra es más larga que nosotros, no estamos recibiendo la cantidad suficiente de luz solar para generar vitamina D.

La vitamina D es esencial para el cuerpo humano. Problemas de déficit de calcio u hormonales a menudo esconden un déficit de vitamina D. Es también antiinflamatoria, antidepresiva y reduce la hipertensión. Forma parte de nuestro ADN, por lo que es esencial para crear nuevas células. Hace que nuestro sistema inmunitario actúe correctamente y es básica para el funcionamiento del sistema nervioso, además de ayudar a prevenir el cáncer. Si tenemos una buena fuente de calcio y suficiente vitamina D también reduciremos el colesterol, además de evitar problemas como la osteoporosis.



- ¿Es necesario utilizar protector solar?

Sí, si vamos a estar expuestos al Sol durante mucho tiempo y especialmente si se tiene la piel muy blanca.



- ¿Un protector solar con FPS 50 me protege más que uno de FPS 20?

No. Protege durante más tiempo, pero no más. El factor de protección solar (FPS) indica el tiempo que el protector aumenta la capacidad de defensa de la piel cuando lo usamos. Por ejemplo, una persona que empiece a enrojecerse a los 10 minutos de tomar el sol, tardará 20 veces más con un FPS 20, es decir, 200 minutos.



- ¿Cuál es el mejor protector solar?

La mejor opción es un protector solar de base mineral que sea ecológico. De esta manera evitaremos los componentes tóxicos de los convencionales y que son más o menos comunes en cualquier crema convencional. Los ecológicos suelen utilizar dióxido de titanio u óxido de zinc, que crean sobre la piel una capa opaca que ofrece una protección solar natural del 95% contra todos los rayos ultravioleta. Además también utilizan aceites como el de onagra o de jojoba para mantener la piel hidratada y vitaminada. Estos aceites, como también el de argán, el de lino o el de semillas de granada son muy útiles para mantener la piel en buen estado por su cantidad de vitamina E y antioxidantes. Un aceite especialmente útil es el de coco, que tiene un FPS aproximado de 4.



- ¿Es posible broncearse sin perjudicar la piel?

Sí, siempre que lo hagamos muy gradualmente y teniendo el cuidado de no quemarnos, por lo que hay que tener en cuenta no sobreexponernos al Sol ni exponernos en las horas de máxima radiación.

También es muy importante que tengamos una salud optima de nuestra piel para que funcione lo mejor posible y por lo tanto se broncee mejor sin quemarse. Esto normalmente no se consigue solo aplicando cremas, sino con el cuidado general de nuestra salud. Evidentemente es esencial beber suficiente agua, siempre que sea posible de manantial y envasada en cristal o agua filtrada con carbón activo. Se debe evitar beber agua filtrada por osmosis inversa y agua destilada, porque están desmineralizadas. Otra recomendación es evitar el cloro del agua en la ducha utilizando un declorador. También está recomendado hacer saunas para eliminar los tóxicos de la piel.

El estado de la piel es un reflejo de la salud de todo el cuerpo, como ocurre con el pelo de los animales; esto quiere decir alimentarnos correctamente y no exponer la piel a ningún tipo de estrés. Vivimos en una sociedad obesa, pero eso no quiere decir que esté bien nutrida, de manera que la falta de nutrientes se traduce en problemas de salud, entre ellos la poca resistencia o resiliencia de nuestra piel a la radiación solar.

Alimentarnos correctamente consiste de manera generalizada en que al menos el 60% de lo que comamos sean verduras, entre el 5% y el 10% grasas o aceites saludables y el resto proteínas y cereales integrales sin gluten. Dejar de comer alimentos inflamatorios como aquellos que tienen gluten, azúcar y harinas refinadas mejorará la salud de nuestra piel porque mejorará también nuestra salud en general. Si las grasas que comemos son ricas en omegas, especialmente omega 3, además también permitiremos a nuestra piel que responda mejor al estrés al que puede verse sometida, ya sea demasiada radiación solar, frío, sequedad, etc. y que envejezca mucho mejor. Las verduras nos aportarán las vitaminas –especialmente las A, C y E- y antioxidantes que necesitamos sin el azúcar que podemos encontrar en las frutas. Comer de esta manera junto con alimentos probióticos como yogur, kéfir o queso de leche cruda permite tener una buena salud de nuestra flora intestinal y por lo tanto una piel en el mejor estado posible.

No exponer la piel a ningún tipo de estrés significa seguir los consejos que hasta ahora hemos dado y lógicamente, también reducir las agresiones a la piel en forma de cremas, cosméticos y jabones convencionales, ya que están cargados de sustancias sintéticas, algunas de ellas muy tóxicas. Recomendamos utilizar productos de cosmética natural y especialmente están recomendados los aceites de lino, jojoba, coco, onagra, argán, etc.


Siguiendo estos simples consejos no solo tendremos una piel más sana y bonita sino que mejorará toda nuestra salud.
 

Artículo elaborado para Sopa Tóxica
 
  
INFORMACIÓN ADICIONAL



¿Es saludable tomar el sol? - AUDIO




¿ES SALUDABLE TOMAR EL SOL?


Este mes en Sopa Tóxica planteamos varias preguntas y respuestas que nos pueden ayudar a tomar la decisión de exponernos al sol o no y cómo hacerlo para que sea saludable.

Sopa Tóxica: ¿Es saludable tomar el sol?, en Hágase la luz de Radio Euskadi:

Duración aprox. 23 minutos

Para descargar el audio en mp3, clicar el siguiente enlace con el botón derecho del ratón y guardar el archivo: Enlace mp3

Página de Sopa Tóxica con enlaces a todos los audios de los programas emitidos.



 



    Desmontamos 3 mitos de la alimentación



     
    DESMONTAMOS 3 MITOS DE LA ALIMENTACIÓN


    La sal hace subir la tensión arterial

    Es cierto que el consumo de sal es uno de los culpables de la tensión alta que afecta a una gran parte de la población, aunque hay que puntualizar que la culpable es la sal refinada, no la sal sin refinar. La sal sin refinar no solo no hace subir la tensión, sino que además es una gran aliada de nuestro cuerpo para mantener una tensión arterial correcta.

    Gracias a la sal sin refinar se puede producir de una manera correcta el intercambio de agua a través de la membrana de nuestras células, es decir, la ósmosis celular. Esto permite al cuerpo mantener nuestro equilibrio de agua y por lo tanto también una correcta tensión arterial y una buena capacidad de desintoxicación. Es decir, permite que si nos sobra agua la expulsemos, y si nos falta, la retengamos. Esto no sucede si la sal que consumimos es sal refinada, ya que además de que su estructura se ha modificado por el proceso de refinamiento, también se pierden todos los minerales que nos interesan de la sal. Debido a que la sal refinada es una sustancia muy agresiva para nuestro cuerpo éste se quiere deshacer de ella rápidamente, por lo que para eliminarla saca el agua de nuestras células. Este proceso sumado a que la sal refinada es un producto muy inflamatorio hace que nuestra tensión arterial aumente y nos provoque los problemas derivados de ella. Esto es especialmente acusado en nuestra sociedad actual, ya que la situación de estrés en que vivimos empeora el efecto de la sal refinada. Para acabarlo de rematar, se pueden añadir aditivos a la sal una vez refinada como sales de aluminio (antiaglutinante) o minerales que desquilibran todavía más su estructura original, como ocurre con la sal yodada.

    La medicina convencional intenta prevenir el problema de la hipertensión haciendo reducir la sal y otros alimentos altos en sodio, mientras que para reducir la tensión una vez ya es muy alta se recetan diuréticos para hacer que el cuerpo elimine el agua acumulada, reduciéndose así la tensión arterial. Reducir el sodio en la alimentación no tiene un gran impacto en la tensión arterial, ya que normalmente no se soluciona el problema de la inflamación general y cronificada del cuerpo, que suele ser la principal causa de la hipertensión. Tomar diuréticos sí que reduce la tensión arterial, ya que nos hace eliminar el agua de nuestro cuerpo, aunque usados de manera prolongada hace que nos vaciemos de sales minerales, que se pierden disueltas en el agua que expulsamos, empeorando de esta manera nuestros problemas para regular la tensión y provocando nuevos problemas derivados de la falta de sales minerales, como problemas cognitivos, cardíacos, fatiga, etc. Reducir la sal y tomar diuréticos de forma prolongada nos puede provocar un gran desequilibrio en nuestro cuerpo y hacer que perdamos minerales que son muy difíciles de reponer.

    También hay que tener en cuenta que es posible que el nivel de sodio alto que provoca la hipertensión no sea un problema que tenga que ver propiamente con el sodio, sino que el alto nivel de sodio esté provocado por un exceso de metales en nuestro cuerpo como cobre o mercurio, o por ejemplo una acumulación de cadmio en nuestros riñones. Estos casos no son puntuales en el mundo industrializado en el que vivimos, el problema es que la mayoría desconocemos que el nivel de metales en nuestro cuerpo es muy alto y por lo tanto ni lo tenemos en cuenta ni tomamos las medidas oportunas, empeorando así la situación con diagnósticos y tratamientos erróneos.

    La sal sin refinar nos permitirá regular el agua que perdamos, de manera que también regularemos mejor la temperatura de nuestro cuerpo y además nos ayudará a reponer los minerales que hemos perdido con el sudor. Otra muy buena manera de reponer los minerales que perdemos y mantener una tensión arterial correcta es que el 50% de nuestra alimentación sean verduras.



    La grasa engorda

    Uno de los mitos más extendidos en nuestra sociedad hoy en día gracias a la obsesión por estar guapos y jóvenes eternamente es que la grasa engorda. Realmente es al contrario. El hecho de llevar una dieta baja en grasas normalmente implica que éstas se sustituyen por más cereales –normalmente refinados- y más fruta. Esto supone un incremento en la cantidad de azúcares que comemos y que nuestro cuerpo se ve forzado a acumular en forma de grasa. Por si fuera poco, esta cantidad de azúcar también puede provocar diabetes, inflamación y exceso de colesterol y los problemas derivados de ella, como hipertensión. De hecho, una buena parte de lo que se piensa que es grasa en las personas con sobrepeso es realmente inflamación. Otro efecto de las dietas altas en azúcar es que facilitan la aparición y el crecimiento de tumores, ya que los cánceres se alimentan de azúcar, lo que les permite crecer muy rápidamente. Hay que tener en cuenta que cuando hablamos de azúcar no solo nos referimos al azúcar como endulzante y a los pasteles y dulces, sino también a los cereales (pan, pasta, etc.) y la fruta (zumos de fruta incluídos).

    Que nuestro cuerpo tenga una buena fuente de grasas de calidad es muy importante, ya que un buen funcionamiento glandular y hormonal, así como una piel perfecta, un cerebro que funcione bien y un cuerpo que se recupere y se reconstruya de manera correcta se consigue tomando una dosis adecuada de grasas de calidad. Esta dosis debería suponer como mínimo el 10% y como máximo el 30% de nuestra alimentación. Nuestro cuerpo necesita los ácidos grasos omega 3, 6 y 9 que se encuentran en las grasas de origen animal y en los aceites vegetales y que son necesarios para llevar a cabo todo lo mencionado anteriormente, pero también para combatir las infecciones, regular la inflamación y permitir la comunicación entre las células.

    Algunas fuentes de estos ácidos grasos son:
    • Omega 3: aceite de pescado, aceite de krill, carne y lácteos si el animal se ha alimentado de pasto. Otra fuentes son el aceite de lino, semillas de lino o el aceite de perilla.
    • Omega 6: carne y lácteos de animal, especialmente si no se ha alimentado con pasto, yemas de huevo, pescado y aceite de girasol o canola.
    • Omega 9: Aceite de oliva.
    Los aceites vegetales pueden utilizarse también sobre la piel, que es otra forma de “comerlos”. Además son más efectivos que las cremas sintéticas que normalmente se nos ofrecen e infinitamente más seguros y saludables. Por supuesto deberemos evitar las grasas hidrogenadas, también llamadas grasas trans, que provocan más perjuicios que beneficios en nuestra salud, como por ejemplo problemas cardiacos. Estas sí que son malas.



    Los edulcorantes artificiales son más sanos que el azúcar

    Durante muchos años se ha recomendado a las personas con sobrepeso, diabetes o en riesgo de tenerla que utilicen edulcorantes para sustituir el azúcar. Hoy en día ya se están revisando estos consejos e incluso en medios de comunicación no sospechosos de ser “alternativos” se pueden ver titulares informando de que los edulcorantes artificiales no solo no ayudan a reducir el riesgo de sobrepeso y diabetes, sino que lo aumentan de la misma manera que el azúcar, en parte porque desequilibran la flora intestinal de una manera que facilita la aparición de diabetes de tipo 2 y en parte porque la respuesta de nuestro cuerpo al azúcar se comienza a producir con la sensación del sabor dulce. Esto quiere decir que solo es necesario ponerse algo dulce en la boca para que nuestro cerebro comience a ordenar los procesos correspondientes para almacenarla en forma de grasa, provocando igualmente un pico de insulina aunque lo que estemos comiendo tenga 0 azúcar o calorías. Esta confusión metabólica incita además a comer más carbohidratos y azúcar. Por este motivo no es recomendable ningún edulcorante natural o artificial para las personas diabéticas o con riesgo de serlo.

    Otro gran sector de mercado para los edulcorantes artificiales son las personas que cuentan calorías, a las que se ha condicionado para que vean como saludables estos edulcorantes a golpe de anuncio y artículos sobre la “operación bikini”, entre otros medios. La sacarina, el aspártamo y la sucralosa (Splenda) son los edulcorantes artificiales más usados y lejos de ofrecer una alternativa sana al azúcar, aparte de los problemas mencionados anteriormente, pueden provocar otros problemas de salud que no compensan poder comer chucherías sin azúcar o beber refrescos light. Están relacionados con varios tipos de cáncer, pero también pueden provocar migrañas, asma, Parkinson, Alzheimer, favorecer la muerte neuronal, reducir el contenido de serotonina en nuestro cerebro, como hace el aspártamo o reducir los glóbulos rojos y provocar infertilidad como hace la sucralosa. Estos son solo los principales problemas de una lista mucho más larga. Algo que sorprende mucho es que la molécula de sucralosa está hecha en parte de sacarosa (azúcar) pero el resultado final del proceso es un organoclorado, como el DDT.

    Si queremos utilizar edulcorantes, lo mejor es la estevia. Es antiinflamatoria, anticancerígena y ayuda a reducir el colesterol, además de regular el sistema digestivo. Aún así no está recomendada para personas con diabetes o con riesgo de tenerla como hemos comentado anteriormente. Pero para el resto de personas es una muy buena alternativa al azúcar.



    Como vemos se debe poner en cuarentena la mayoría de la información que se nos ofrece, porque ya sea debido a desinformación o a claras estrategias de mercado podemos acabar descubriendo que con la intención de cuidar nuestra salud al final nos estamos perjudicando, en parte debido a que dejamos la responsabilidad de nuestra salud en manos de otros y no nos informamos ni decidimos por nosotros mismos.
     


    Artículo elaborado para Sopa Tóxica

      
    INFORMACIÓN ADICIONAL

     

      3 Mitos de la alimentación- AUDIO




      3 MITOS DE LA ALIMENTACIÓN

      Este mes en Sopa Tóxica desmontamos 3 mitos de la alimentación: la sal hace subir la tensión arterial, la grasa engorda y los edulcorantes artificiales son más sanos que el azúcar.

      Sopa Tóxica: 3 Mitos de la alimentación, en Hágase la luz de Radio Euskadi:

      Duración aprox. 28 minutos

      Para descargar el audio en mp3, clicar el siguiente enlace con el botón derecho del ratón y guardar el archivo: Enlace mp3

      Página de Sopa Tóxica con enlaces a todos los audios de los programas emitidos.



       


      INFORMACIÓN ADICIONAL

        Consejos para alérgicos al polen y a los ácaros del polvo




        CONSEJOS PARA ALÉRGICOS AL POLEN Y A LOS ÁCAROS DEL POLVO
         

        La alergia es una enfermedad conocida desde la antigüedad, pero con un índice muy bajo hasta hace poco. En los últimos 50 años el índice de afectación ha aumentado un 470% hasta convertirse hoy en día en una de las enfermedades más comunes, que afecta a entre el 30 y el 40% de la población mundial. Por ejemplo, solamente en Euskadi hay más de 200.000 alérgicos al polen, que es el tipo de alergia más extendida, aunque las alergias alimentarias son quizá las que han crecido más rápidamente durante estos últimos años.

        Los médicos e investigadores ambientalistas creen que este espectacular aumento de casos de alergia puede ser causado por la relación que nuestro cuerpo tiene desde hace muy pocas décadas con sustancias sintéticas (más de 100.000) que no existen en la naturaleza y para las que no estemos preparados para tratar. Aunque existe una predisposición genética, un alérgico probablemente no lo sería si las circunstancias ambientales no fueran las idóneas para que el problema se manifestase. Estas circunstancias son principalmente el gran aumento de sustancias tóxicas en el medio ambiente, que están presentes en grandes cantidades y afectan a nuestro cuerpo en un gran número al mismo tiempo, provocando reacciones adversas y enfermedades.

        Las alergias más comunes son las alergias de tipo I, es decir, en las que la respuesta alérgica es inmediata al alergeno. Los alergenos pueden ser: pólenes, ácaros,  escamas de piel de animales, alimentos, moho, picaduras de insectos, etc. En la alergia tipo I están involucrados los anticuerpos IgE (Inmunoglobulina E). En este tipo de alergia nuestro sistema inmunitario responde erróneamente y de forma exagerada a la presencia del alergeno inflamando los bronquios, la garganta, la nariz y los ojos para defenderse de algo que cree que es una agresión. Especialmente en estas zonas es donde se libera una gran cantidad de histamina, entre otras sustancias, que es lo que provoca la inflamación. Las reacciones alérgicas pueden ser muy graves e incluso provocar la muerte si no se toman rápidamente contramedidas. Antihistamínicos y adrenalina o cortisona inyectadas son los más habituales.

        En el caso del polen en concreto, el cambio climático hace que la primavera y el verano se alarguen, y esto junto con la contaminación hace que la respuesta alérgica sea más agresiva.


        Síntomas

        Los síntomas de las alergias al polvo y al polen pueden llegar a ser invalidantes porque el desgaste y estrés que sufre el cuerpo puede ser muy fuerte. La alergia al polen, por ejemplo, a menudo no permite descansar debido a que el polen retenido en la mucosidad de los bronquios y de la nariz se mueve y sigue provocando síntomas a nivel respiratorio y no deja dormir.

        Las reacciones alérgicas al polen normalmente causan rinitis alérgica con estornudos, ojos llorosos y secreciones nasales o nariz congestionada. Síntomas similares pueden ser provocados por los ácaros del polvo durante todo el año, además de problemas respiratorios. El polen no sólo afecta en la primavera, hay que tener en cuenta que el calendario polínico muestra que estamos expuestos a diferentes tipos polen prácticamente durante todo el año. La época en la que tengamos reacciones alérgicas dependerá del polen al que seamos alérgicos.

        Durante la infancia, la dermatitis atópica y las alergias a los alimentos son las predominantes durante los primeros años y más tarde aparecen las alergias respiratorias. Si la causa de la alergia se mantiene, puede conducir a una ampliación de la enfermedad y por ejemplo la rinitis alérgica puede convertirse en asma bronquial.


        CONSEJOS PARA ALÉRGICOS AL POLEN
        • Ventilación hogar: No ventilar la casa a primera hora de la mañana, por la alta concentración de polen, ni cuando empieza a caer la temperatura por la tarde, ya que es cuando el polen en suspensión se empieza a depositar.
        • Purificadores de aire con filtros HEPA, que son capaces retener partículas de al menos 0,3 micras, aunque hay purificadores que pueden retener partículas de hasta 0,1 micras. De esta manera la cantidad de polen, ácaros y otros alérgenos presentes en la vivienda se reduce radicalmente. Si además los filtros tienen una etapa de filtrado de carbón activo, también reduciremos el humo de los coches, el humo del tabaco, el formaldehído, etc.
        • Al salir a la calle: llevar gorra (y pelo recogido si se tiene largo) y gafas de sol. De esta manera se evita que el polen se quede en el pelo y que entre en los ojos.
        • Al llegar a casa: peinarse (el polen se acumula en el cabello), cambiarse la ropa en una habitación separada, de manera que el polen no pase al resto de la casa y ducharse. Es muy importante cambiarse los zapatos en la entrada, ya que si no esparcimos el polen por toda la vivienda.
        • Ropa: Si es necesario se puede secar la ropa dentro de casa (con deshumidificador o secadora), de manera que no quede expuesta al polen si la tendemos.
        • Exteriores: Evitar las salidas al campo, parques o jardines durante la época de polinización.
        • Mascarillas: Las mascarillas son una buena solución para los alérgicos al polen, ya que evitan que el polen entre en las vías respiratorias y reducen o incluso evitan la medicación con antihistamínicos. No todas las mascarillas sirven, ya que el tamaño de algunos pólenes es especialmente pequeño, por lo que se deben buscar las más tengan más capacidad de filtrado para partículas.


        CONSEJOS PARA ALÉRGICOS A LOS ÁCAROS DEL POLVO

        Los ácaros que provocan alergia son una especie de ácaros microscópicos que se alimentan de las partículas que se van desprendiendo de nuestra piel a medida que ésta muere. Por este motivo uno de los hábitats preferidos por estos ácaros es nuestra cama, gracias al ambiente cálido y húmedo que nosotros mismos aportamos. La cama es el lugar donde es prioritario controlar la presencia de ácaros, ya que además pasamos en ella un tercio de nuestra vida en el momento en que somos más vulnerables, que es cuando dormimos.
        • Cama:
          • Utilizar sólo ropa de cama de algodón u otras fibras naturales lavable mínimo a 60°C. La ropa de cama se debe cambiar cada semana.
          • Ventilar la cama cada día.
          • Utilizar fundas protectoras antiácaros para la almohada, el colchón y el edredón nórdico. Las más aconsejables son las que están hechas de un tejido muy tupido que no permite el paso de los ácaros. Evitar las tratadas químicamente.
          • Utilizar nórdicos de Algodón 95º. Este algodón se puede lavar a 95º y está recomendados también para alérgicos al moho.
        • Purificador de aire: Utilizar un purificador de aire con filtro para partículas HEPA para eliminar tanto los ácaros como las partículas de nuestra piel que los alimentan y cualquier otro alergeno presente en el ambiente. En el caso de limpiar con aspirador, también es aconsejable que tenga un filtro HEPA.
        • Productos antiácaros: Se pueden utilizar productos antiácaros que se añaden a la lavadora o que se rocían en la ropa de cama. Debe ser un producto de calidad, no tóxico y si puede ser derivado de productos naturales, como el árbol de Neem, por ejemplo.
        • Humedad: La humedad ambiental favorece la proliferación de ácaros, por lo que está recomendado mantener la casa con un grado de humedad por debajo del 60%. Son fáciles de encontrar deshumidificadores de cloruro cálcico, eléctricos o de bentonita (arcilla), por ejemplo.
        • Ropa: Lavar la ropa que volvamos a utilizar después de tenerla guardada durante un tiempo y hacerlo a altas temperaturas para eliminar los ácaros o lavarlas incluso con productos antiácaros.
        • Mascarillas: Utilizar mascarilla para partículas en el caso de tener que mover muebles, libros o cualquier cosa que haya podido acumular polvo.
        • Oxígeno: Los ácaros son muy sensibles a la falta de oxígeno, por lo que una buena manera de tenerlos a ralla es envasar al vacío los objetos en los que pueden encontrarse (ropa, almohadas, libros, discos, etc.) y que no se van a utilizar en un largo periodo de tiempo.


        Ducha nasal: Las duchas nasales limpian las fosas nasales de alergenos, entre otras cosas, por lo que son muy útiles para las personas con alergia al polen y/o a los ácaros. Existen tazas específicas para hacer duchas nasales llamadas neti pots, que también están recomendadas si se está resfriado, congestionado o se tiene la nariz reseca.



        Un consejo que nos ayudará a evitar los síntomas provocados por las alergias o a reducirlos al máximo es llevar un control ambiental en casa. El control ambiental consiste en poner medidas para evitar al máximo la exposición a tóxicos que podemos encontrar en nuestra propio hogar. Esto básicamente implica utilizar productos de limpieza, higiene y cosméticos ecológicos sin fragancia, beber agua purificada con filtros de carbón activo y hacer una alimentación ecológica. El control ambiental es muy beneficioso para los alérgicos y en países donde existe la especialidad de Medicina Ambiental lo recomiendan especialmente para personas con alergias y/o asma con excelentes resultados.

        Artículo elaborado para Sopa Tóxica

         
        INFORMACIÓN ADICIONAL