30 de julio de 2014

3 cambios saludables de verdad para el verano


3 CAMBIOS SALUDABLES DE VERDAD PARA EL VERANO



Para este verano proponemos 3 cambios que nos ayudarán a estar más tranquilos, relajados y sanos, así podremos disfrutar plenamente de esta estación.


1- BAÑOS DE SAL SIN REFINAR / JULIO
  • Instinto convencional: Meterse en un sitio con aire acondicionado.
  • Nuestro consejo: Tomar un baño con sal y relajarse. 

Julio es quizá el mes más caluroso del año, por lo que un baño siempre viene bien. Una opción excelente son los baños en el mar. Al bañarnos en el mar (o en agua con sal sin refinar) nuestro cuerpo utiliza la piel para eliminar sustancias tóxicas y absorber del agua salada los minerales que nuestro cuerpo necesita (especialmente yodo, potasio y magnesio). Además de desintoxicarnos, esto nos da un aporte extra de minerales que harán que nuestro cuerpo funcione mejor y que además nos sintamos más relajados.
 
Lo ideal son los baños en el mar, pero también podemos tomar baños de agua con sal en casa. Si es posible, lo mejor es un baño de todo el cuerpo, pero si no también podemos hacer un baño de pies o manos de unos 20 minutos al menos una vez al día. El mejor momento es antes de ir a dormir, ya que absorberemos minerales que nos relajarán y nos ayudarán a descansar mejor y a estar más frescos.
 
Durante este proceso de desintoxicación puede cambiarnos temporalmente la textura de la piel o hacer que salgan erupciones y puede activar algunos virus que estén latentes en nuestro cuerpo, pero aunque lo pasemos un poco mal al principio, no es algo de lo que debamos asustarnos, sino alegrarnos, ya que quiere decir que nuestro cuerpo está deshaciéndose de todo lo que es tóxico para él. Pasados un tiempo nos sentiremos mucho mejor que antes de comenzar a hacer los baños, y sobre todo menos estresados.
 
La sal que utilicemos siempre debe ser sin refinar, ya que la sal convencional está refinada y en el proceso se le han eliminado todos los minerales beneficiosos. No es nada recomendable utilizar sales tratadas o con fragancia. Una sal muy beneficiosa para hacer baños es la sal del Mar Muerto, ya que tiene una concentración de minerales y en concreto de yodo y magnesio mucho más alta que el resto de sales marinas. El magnesio nos relajara los músculos (entre ellos el corazón), pero mejorará nuestra energía y también hará, junto con la vitamina D, que el calcio se fije donde debe, evitando las calcificaciones indeseadas.

 
2- SOL Y VITAMINA D / AGOSTO
  • Consejo convencional: Protégete del sol
  • Nuestro consejo: Deja que te toque el sol un rato, hombre!

Ya hace unos años que los dermatólogos nos aconsejan protegernos o directamente evitar el sol, especialmente en verano y si tenemos la piel clara, para intentar reducir las posibilidades de padecer cáncer de piel. Pero está comprobado que una exposición controlada a la luz solar no es dañina, sino lo contrario, ya que exponiéndonos al Sol nuestra piel sintetiza la imprescindible vitamina D.

Para sintetizar vitamina D solo necesitamos unos minutos de exposición al sol sin protección solar, por lo que no hace falta llegar a quemarse la piel. Para una piel muy clara solo son necesarios unos 10 o 15 minutos al día, exponiendo un 40% de la piel (especialmente el tronco) sin necesidad de que sea en las horas centrales del día. El resto del día podemos protegernos del sol con sombreros, ropa y protección solar, siempre que sea de cosmética natural y de base mineral.
 
La vitamina D es esencial para el cuerpo humano. Es básica para la buena salud de los huesos, previene la osteoporosis, el raquitismo, reduce los ataques de asma, es un antidepresivo natural, reduce la hipertensión, reduce los síntomas de resfriado y gripe. Forma parte de la cadena proteínica que forma nuestro ADN, por lo que es esencial en la reproducción celular y por lo tanto para prevenir el cáncer. Tiene una función importante en el funcionamiento del sistema inmunológico, el sistema hormonal y es básica para el funcionamiento del sistema nervioso.
 
Deberemos tener en cuenta que en los niños los mecanismos naturales de protección de la piel no están completamente desarrollados por lo que es muy fácil que se quemen. Se recomienda no exponer a los bebés y niños pequeños durante el primer año a la luz solar directa y a partir del segundo año hacerlo durante poco tiempo y cuando la luz no sea muy intensa. También se recomienda taparlos con ropa y sombreros si van a jugar al sol.
 
No es solo necesario tomar el sol, sino también comer bien y comer alimentos ecológicos. Vivir y trabajar siempre en interiores está haciendo que cada vez más investigadores se den cuenta de que el 50% de la población mundial está en riesgo de padecer deficiencia de vitamina D. La alimentación pobre en nutrientes y rica en sustancias no recomendables que tenemos hoy en día hace, entre otras cosas, que no tengamos una tolerancia al sol tan buena como las generaciones anteriores a la nuestra, por lo que es importante revertir esta situación para estar realmente saludables.

 
3- SEPTIEMBRE
  • Instinto convencional: Disfrutar del tiempo libre en espacios cerrados.
  • Nuestro consejo: Disfrutar del exterior y reconectar con la naturaleza. 
 
Hoy en día la cantidad de población que está al aire libre y disfruta de un aire puro y de un espacio sin ruidos es muy pequeña. Esto hace que nuestro cuerpo viva en un estrés constante debido a la gran cantidad de estímulos por los que se ve afectado, como por ejemplo los ruidos, las radiaciones de wi-fi o la gran cantidad de sustancias tóxicas a las que estamos expuesto. Lógicamente nuestro cuerpo y nuestra mente sufren toda esta sobrecarga de estímulos que nos va desgastando lentamente y que acaba por provocar o ayudar a provocar enfermedades realmente serias. La mayoría de veces, además, nos provocamos un estrés gratuito debido a responsabilidades que nos creamos, como por ejemplo chequear nuestro móvil a cada momento.
 
Por este motivo el cambio que proponemos para el mes de septiembre es empezar a acostumbrarnos a dar un paseo de una media hora cada día, si es posible, en lugares lo mas naturales posibles como playas, parques, jardines o montañas, donde encontraremos el entorno más parecido al que estamos preparados para vivir. El estar alejados durante unos minutos de la sobre estimulación que representan los ruidos, las radiaciones, las luces y buena parte de los tóxicos, así como de la influencia de los iones positivos que generan los electrodomésticos que hacen que nos sintamos agotados, hará que nos sintamos mucho mejor física y mentalmente y que tengamos la mente mucho más clara y los nervios más calmados, por lo que nos ayudará a no estar tan crispados y a ser más felices. Por decirlo de alguna manera, daremos un descanso a nuestro cuerpo y mente, que se descargarán del estrés que representa la vida hoy en día. Y si es posible cuando estemos paseando desconectar el móvil, mejor que mejor.

 
Artículo elaborado para Sopa Tóxica

 
INFORMACIÓN ADICIONAL





7 de julio de 2014

Sopa Tóxica: 3 cambios saludables para el verano



3 CAMBIOS SALUDABLES DE VERDAD PARA EL VERANO

En el último Sopa Tóxica de esta temporada os proponemos 3 cambios saludables de verdad para estar más tranquilos, relajados y sanos para disfrutar plenamente de este verano.

Sopa Tóxica: 3 Cambios saludables de verdad para el verano, en Hágase la luz de Radio Euskadi:


Duración aprox. 22 minutos

Para descargar el audio en mp3, clicar el siguiente enlace con el botón derecho del ratón y guardar el archivo: Enlace mp3



Página de Sopa Tóxica con enlaces a todos los audios de los programas emitidos.
Encontraréis información sobre la sección y los temas que se tratarán en el Twitter de Sopa Tóxica.

 
INFORMACIÓN ADICIONAL

10 de junio de 2014

Cuidado de la piel sensible, hiperreactiva o alérgica



CUIDADO DE LA PIEL SENSIBLE, HIPERREACTIVA O ALÉRGICA


Gracias a nuestra piel disponemos de uno de los 5 sentidos que nos permiten relacionarnos con el medio que nos rodea: el tacto. Pero además de darnos sensaciones del mundo que nos rodea, la piel tiene muchas otras funciones tales como protegernos de agresiones físicas y de enfermedades, gracias a todos los mecanismos inmunológicos de que dispone, permitir la regulación de la temperatura y la humedad de nuestro cuerpo o sintetizar la vitamina D, que es básica para nuestra salud.

La piel, además, es una de las vías por la que se eliminan muchos de los tóxicos que llegan a nuestro cuerpo. Lamentablemente la piel es una vía de dos direcciones, por lo que los tóxicos también pueden entrar en nuestro cuerpo a través de ella gracias a su gran capacidad de absorción. Por este motivo es muy importante tener en cuenta los productos de higiene personal que utilizamos, especialmente si tenemos problemas de piel como dermatitis, eczemas, soriasis, piel hiperreactiva o alérgica.


Higiene personal y cosmética

Los productos de higiene personal y de cosmética convencionales tienen en su composición una gran cantidad de sustancias tóxicas como conservantes, fragancias, colorantes, humectantes o derivados del petróleo, así como jabones bastante agresivos. Algunas de ellas son los parabenes, los aceites minerales (parafina o petrolatum), propylene glycol y dioxane. Estas sustancias pueden provocar dermatitis, urticaria y otras reacciones en la piel o agudizar los síntomas de la soriasis. Una vez han atravesado la barrera de nuestra piel, son tóxicos que hay que eliminar de nuestro cuerpo y que pueden provocar enfermedades como cáncer o problemas hormonales.

Lógicamente la mejor opción es sustituir los productos de higiene personal y cosmética convencionales por productos de cosmética natural certificados. Hoy en día no es difícil encontrar todos los productos que necesitamos, incluidos los destinados a hombres, compuestos íntegramente por ingredientes naturales como por ejemplo aceites naturales y jabones derivados de coco. Para nuestra seguridad, es mejor comprarlos siempre certificados. Algunos certificados son: Soil Association, NaTrue, BDIH, Ecocert, Qualité France o Demeter. En el caso de que tengamos una piel especialmente problemática, además se deberían evitar los productos naturales que contengan aceites esenciales, ya que pueden ser irritantes.


El cloro

Para solucionar los problemas en la piel no solo es importante cambiar los productos de higiene personal, sino también tener en cuenta las sustancias tóxicas que se encuentran en el agua y que debido a su agresividad nos pueden provocar o empeorar los problemas de piel que tengamos. El principal problema del agua que utilizamos para beber y lavarnos es el cloro, al que casi nunca se tiene en cuenta cuando tenemos problemas de piel.

La eliminación del cloro de nuestra ducha es posible gracias a los decloradores, que son dispositivos que se colocan entre el grifo de la bañera y el tubo del cabezal de ducha y que pueden llegar a eliminar hasta el 99% del cloro del agua, según el modelo. Esto repercute en una mejora del estado de la piel – y de las vías respiratorias – en pocos días, tanto si tenemos problemas de piel como si no.


Alimentación

Otro enfoque de los problemas de piel que raramente se tiene en cuenta es nuestra alimentación, ya que siempre que tenemos un problema cutáneo lo primero en lo que se piensa es en actuar desde fuera de la piel y no desde dentro, sin tener en cuenta que la piel se regenera de dentro hacia afuera.

Por desgracia, nuestra alimentación actual está normalmente basada en cereales refinados, azúcar, alimentos procesados, grasas trans y alimentos no ecológicos, lo que puede provocar directamente problemas de piel o bien problemas inmunológicos (intolerancias o alergias alimentarias) o desequilibrios en la flora intestinal (candidiasis) que provoquen reacciones, erupciones, eczemas, quistes, sequedad o rosácea, entre otros problemas cutáneos.

La buena salud de nuestra piel pasa por la buena salud de nuestra flora intestinal. En nuestros intestinos viven trillones de microorganismos que nos mantienen sanos, y lo mismo ocurre en nuestra piel. Por este motivo deberíamos basar nuestra alimentación en cereales integrales sin gluten (excepto el maíz) y no refinados comer una buena cantidad de verduras, frutos secos y semillas y tomar alimentos fermentados que contengan bacterias beneficiosas (probióticos) como el kéfir, el yogur o los vegetales fermentados o, si es necesario, tomar directamente suplementos de probióticos. Está comprobado que los niños con dermatitis atópica y con problemas de piel alérgica, algo muy común hoy en día, pueden mejorar considerablemente solo tomando alimentos probióticos o suplementos de probióticos. Los probióticos no solo ayudan a digerir los alimentos y a mantener el equilibrio de la flora intestinal, sino que también ayudan a que cientos de nuestros genes se manifiesten de manera positiva y a que el sistema inmunitario de los niños madure de forma correcta, evitándose así problemas como la dermatitis o la piel alérgica.


SEQUEDAD

Otro ejemplo de problema alimentario que se manifiesta en la piel es la sequedad. Una causa muy normal de sequedad y mala salud de la piel se debe a la deficiencia de omega 3 y otros ácidos grasos que mantienen nuestra piel saludable y reducen el proceso de envejecimiento. En este caso lo ideal no sería ponerse una crema hidratante o nutritiva, sino comer frutos secos, así como semillas de lino, aceite de pescado o aceite de krill (que nos aseguren que no contienen mercurio) que son una muy buena fuente de omega 3 para mantener nuestra piel en perfecto estado. Estos ácidos grasos permitirán que las células de nuestra piel sean de mejor calidad, así que nuestra piel funcionará mejor y además podrá resistirá mejor la luz solar, el frío y el paso del tiempo.

De la misma manera que ocurre con el omega 3 y los ácidos grasos, con mayor o menor medida pasa lo mismo con las vitaminas del grupo B, los minerales y con el resto de nutrientes que nos debería aportar nuestra alimentación, por este motivo no solo es importante comer los alimentos correctos y que sean ecológicos, sino también tener nuestros intestinos sanos para que puedan absorber el máximos de nutrientes y nuestro sistema inmunitario funcione lo mejor posible.


SAL Y AGUA

También es necesario, claro, mantener nuestra piel hidratada bebiendo suficiente agua de calidad, es decir, sin tóxicos y no procedente de botellas de plástico. Una buena solución es consumir agua filtrada con purificadores de carbón activo, que eliminan los tóxicos, pero mantiene la sales minerales, algo muy importante para nuestra salud en general y de la piel en particular.

La sal que comemos también influye en la sequedad de nuestra piel. La sal refinada elimina agua de nuestro organismo, mientras que la sal sin refinar regula la cantidad de agua en nuestro cuerpo y nos aporta los minerales necesarios para que nuestra piel funcione correctamente. Una excelente terapia son los baños de sal sin refinar, especialmente de sales del mar muerto que son altas en potasio y magnesio y ayudan a desintoxicar y a remineralizar no solo nuestra piel sino todo nuestro cuerpo.

 
Cuidado desde el exterior

Lógicamente el cuidado de la piel también se puede completar desde el exterior utilizando cremas hidratantes y nutritivas naturales certificadas, especialmente aceites que aportarán nutrientes a nuestra piel y ayudarán a mantenerla limpia y saludable.

Hay aceites aptos para todo tipo de pieles, aunque se debe probar para encontrar el más adecuado en cada caso.
  • Aceite de coco: Se puede utilizar como desmaquillador y por su contenido en vitaminas es ideal para nutrir el cabello, la piel y las uñas. Previene la aparición de arrugas y de estrías. Por su capacidad antibacteriana y antiinflamatoria ayuda a cicatrizar y se puede utilizar como after-shave, desodorante, crema de pañal, para combatir el acné o para reducir el picor de las picaduras de insectos. Podéis encontrar amplia información sobre el aceite de coco en este artículo.
  • Aceite de jojoba: Equilibra la secreción de grasa de la piel y contiene mucha vitamina E. Protege del envejecimiento y regula el manto ácido de la piel además de hidratarla. No es comedogénico. Es ideal para nutrir el cabello y para pieles con problemas (dermatitis, rosácea, etc.), como after-shave o para quemaduras solares. Está especialmente indicado para el cuidado infantil.
  • Aceite de argán: Tiene mucha vitamina E y un alto contenido en antioxidantes, ácido oleico y ácido linoleico, por lo que está recomendado para pieles maduras.
  • Aceite de semillas de granada: Tiene un alto contenido en antioxidantes que combaten los daños causados por los radicales libres. Además estimula la producción de colágeno, da elasticidad, reafirma y alisa la piel. Apto para todo tipo de piel, especialmente para la piel madura y sensible.
Manteca de Karité: Mantiene la elasticidad de la piel y la protege y regula la secreción de grasa. Indicada para pieles castigadas, maduras y muy secas o para pieles irritadas o con eczemas.

Aloe Vera: Hidrata la piel y ayuda a su regeneración natural, la suaviza y proporciona elasticidad. Protege la piel de los factores medioambientales. Es muy refrescante e ideal para utilizarse después de tomar el sol, tras una picadura de insecto, para quemaduras o para la piel irritada.

Los aceites pueden realizar la misma función que las lociones corporales, las cremas faciales o los acondicionadores y mascarillas para el pelo convencionales, pero sin perjudicar nuestra salud. Siempre es mejor utilizar aceites vírgenes, lo que nos asegura que no han sufrido ningún proceso o tratamiento y que aportarán el máximo de nutrientes a nuestra piel y cabello y de cultivo ecológico.


 
Artículo elaborado para Sopa Tóxica

 
INFORMACIÓN ADICIONAL
 

26 de mayo de 2014

Sopa Tóxica: Cuidado de la piel sensible


CUIDADO DE LA PIEL SENSIBLE


Esta semana en Sopa Tóxica damos consejos para  cuidar la piel sensible por fuera y por dentro.


Sopa Tóxica: Cuidado de la piel sensible, en Hágase la luz de Radio Euskadi:



Duración aprox. 20 minutos

Para descargar el audio en mp3, clicar el siguiente enlace con el botón derecho del ratón y guardar el archivo: Enlace mp3


Página de Sopa Tóxica con enlaces a todos los audios de los programas emitidos.


Encontraréis información sobre la sección y los temas que se tratarán en el Twitter de Sopa Tóxica.

 



INFORMACIÓN ADICIONAL

    14 de mayo de 2014

    Súper alimentos


     
    SÚPER ALIMENTOS


    Casi todos los alimentos no procesados y que no sean azúcares tienen sus beneficios, evidentemente, pero algunos de ellos destacan por su gran cantidad de nutrientes o por su acción beneficiosa en nuestra salud. Aquí están algunos de ellos:


    HÍGADO

    Los órganos de los animales son las partes más blandas y por lo tanto, generalmente, las más fáciles de comer. Por este motivo y por que también en algunas culturas se les atribuye la cualidad de transmitir la fuerza o la salud del animal, en algunos periodos de la historia y en algunas culturas la gente ha preferido comer órganos antes que carne.

    La creencia de que algunos órganos nos traspasan la energía del animal se confirma científicamente en el hígado, que tiene un factor antifatiga conocido desde 1951, pero  que todavía no se ha identificado. Quizá se deba a la conjunción de todo lo que el hígado contiene y a como actúa en sinergia.

    El hígado destaca por su gran concentración de nutrientes. Además de ser una fuente de proteína de alta calidad también es la mejor fuente de vitamina A y tiene una gran abundancia de vitaminas del grupo B como ácido fólico y en concreto B12, por lo que es muy útil contra la anemia perniciosa (deficiencia vitamina B12). En cuanto a minerales contiene sobre todo hierro, pero también cobre, zinc y cromo. Es una fuente de coenzima Q10, que es un antioxidante especialmente importante para la salud cardiovascular y para que nuestros músculos puedan generar energía.

    Existe cierta controversia en el consumo de hígado, ya que existe la creencia de que el hígado almacena muchas toxinas y tiene demasiada vitamina A, pero en el hígado no se almacenan tóxicos, como sí ocurre en el tejido graso, sino que es donde se neutralizan. En cambio, en el hígado sí que se almacenan las vitaminas y minerales que antes hemos listado. En cuanto a la vitamina A, si es de origen natural, solo puede causar problemas en dosis extremadamente grandes.

    La dosis recomendada de hígado son 100 gr una o dos veces por semana. Lo recomendado es por supuesto que el hígado proceda de animales criados ecológicamente. El hígado tiene una gran cantidad de colesterol, pero debemos saber que solo el 15% del colesterol de nuestro cuerpo procede de los alimentos, el resto lo producimos nosotros mismos en nuestro propio hígado.



    FERMENTADOS: KÉFIR
     
    Si necesitamos rehacer nuestra flora intestinal, reforzar nuestro sistema inmunitario y mejorar nuestra energía una buena manera es comer alimentos fermentados como los vegetales fermentados, el yogur o el kéfir (originario del Cáucaso).

    Los gránulos de kefir son un conjunto de fermentos, grasas y proteínas que normalmente se utilizan para fermentar leche obteniendo algo parecido al yogur, pero con una textura más líquida y también para hacer agua de kéfir con agua o con agua de coco. Nos centraremos en el kéfir hecho de leche (normalmente de vaca o cabra), ya que es el que más fácil de conseguir. El kéfir se puede comprar ya hecho o también comprar los fermentos y hacerlo en casa utilizando cualquier tipo de leche. Como siempre, deberemos inclinarnos por el kéfir ecológico.

    Gracias a que los fermentos nos han predigerido la leche, es mucho más fácil para nosotros su asimilación por parte de nuestro sistema digestivo. El kefir es un probiótico, así que ayuda a la proliferación de las bacterias beneficiosas de nuestros intestinos, pero también es un alimento altamente nutritivo que aporta minerales, como calcio y magnesio y aminoácidos esenciales. Uno de ellos es el triptófano, que relaja el sistema nervioso y ayuda a descansar.

    También es rico en vitaminas B12, B1, K y biotina, una vitamina del grupo B que ayuda a absorber correctamente al resto de vitaminas B como el importante ácido fólico. Mantener un buen nivel de vitaminas B es básico para, por ejemplo, la correcta función renal, del hígado y del sistema nervioso y la buena salud de nuestra piel, cabello y uñas. 

    El kéfir mejora también nuestro sistema inmunitario y facilita el paso por el tracto intestinal y su función y mantiene sano el tracto digestivo. Está especialmente recomendado tomarlo durante y después de tratamientos con antibióticos y para mujeres embarazadas o que están amamantando.

    La diferencia entre el yogur y el kéfir es que el yogur aporta bacterias que mantienen limpio el sistema digestivo y alimenta a las bacterias beneficiosas de nuestros intestinos, mientras que el kéfir coloniza de bacterias beneficiosas nuestros intestinos. Esto hace que los deseos de comer comida basura sean mucho menores, ya que, por ejemplo, la cantidad de cándida, un hongo que se alimenta de azúcares y harinas refinadas, se verá reducida en nuestros intestinos, por lo que tendremos menos antojo de estos alimentos.



    CEBOLLA

    La cebolla se empezó a cultivar en Oriente Medio hace al menos 5000 años, aunque se cree que se consumía antes del Neolítico gracias a que es muy duradera y se pude transportar fácilmente, lo que la hace muy útil gracias a que su consumo reduce la necesidad de agua. Aunque podemos encontrar cebollas en todo el mundo, este vegetal es una de las estrellas de la cocina mediterránea. Un ejemplo es el antiguo Egipto donde simbolizaba la eternidad y donde ya era conocida por su capacidad para aportar energía a nuestro cuerpo, por lo que se les daba generosamente a los trabajadores de las pirámides para poder aguantar las jornadas de trabajo.

    La cebolla contiene una gran cantidad de sustancias sulfurosas, es decir, compuestas por azufre, que son las responsables del olor típico de la cebolla y también son una fuente de bloques de construcción para nuestro tejido conjuntivo; pero también son las responsables de otras muchas de sus cualidades para potenciar nuestra salud y protegerla gracias a su gran capacidad antialergénica, antihistamínica, antioxidante y antiinflamatoria.

    Una muestra de su capacidad antioxidante y antienvejecimiento es su gran cantidad y concentración de polifenoles. Los polifenoles son componentes de las plantas que pueden mejorar nuestra salud notablemente. Un polifenol con una presencia muy alta en la cebolla es, por ejemplo, la quercetina.

    Los polifenoles de la cebolla también benefician a nuestra salud cardiovascular gracias a su capacidad anticoagulante, a que evitan que la plaquetas se acumulen en donde no deben y a que protegen contra los ataques al corazón. La cebolla además reduce los niveles de colesterol y triglicéridos y mejora la función de las membranas celulares de los glóbulos rojos.

    Algo no muy conocido de la cebolla es que también nos ayuda a aumentar nuestra densidad ósea si la consumimos diariamente, por lo que es de gran ayuda para las personas con osteoporosis.

    Todas estas cualidades de la cebolla hace que sea un alimento ideal, que nos ayuda a prevenir muchas enfermedades como el cáncer, especialmente del tracto digestivo y de ovarios. La cebolla consigue inhibir la capacidad de generación de los tumores y provoca la muerte de las células cancerosas. Solo tomar cebolla una vez al día ya nos aporta la protección contra ciertos tipos de cáncer y enfermedades como las que hemos indicado anteriormente.


    Cómo cocinar la cebolla de forma saludable:

    Lo mejor es comer la cebolla cruda, pero si preferimos cocinarla manteniendo el máximo de nutrientes la forma más saludable es cortarla en lonchas finas o picarla y dejarla reposar durante 5 minutos para que se activen las sustancias beneficiosas. Poner dos cucharadas de agua en un recipiente y echar la cebolla cuando el agua empiece a hervir y tapar. Bajar el fuego y después de 3 minutos añadir dos cucharadas más de agua y dejar hervir durante 4 minutos más con el recipiente destapado.


    ¿Por qué lloramos cuando cortamos cebolla?
    Cuando las cebollas se cortan o se pelan liberan un gas lacrimógeno que es el responsable de que nos pongamos a llorar. Es un gas sulfuroso, una muestra de las sustancias sulfurosas que contiene y que nos son tan beneficiosas.




    Nuestros intestinos son nuestro segundo cerebro y el lugar donde se concentra la mayor parte del sistema inmunitario de nuestro cuerpo, por lo que cuidarlo comiendo alimentos que realmente nos dan fuerza y nos sientan bien nos facilitará mucho la vida, ya que nos mejorará física y mentalmente, mejorará nuestro carácter y nos mantendrá saludables.


     
    Artículo elaborado para Sopa Tóxica

     
    INFORMACIÓN ADICIONAL
     

    28 de abril de 2014

    Sopa Tóxica: Alimentos súper saludables 2




    ALIMENTOS SUPER SALUDABLES (2ª parte)


    Esta semana en Sopa Tóxica hablamos de alimentos que destacan por su gran cantidad de nutrientes o por sus beneficios para nuestra salud. En esta ocasión, explicamos las cualidades que nos aporta el hígado, el kéfir y la cebolla.


    Sopa Tóxica: Alimentos súper saludables, en Hágase la luz de Radio Euskadi:




    Duración aprox. 21 minutos

    Para descargar el audio en mp3, clicar el siguiente enlace con el botón derecho del ratón y guardar el archivo: Enlace mp3


    Página de Sopa Tóxica con enlaces a todos los audios de los programas emitidos.


    Encontraréis información sobre la sección y los temas que se tratarán en el Twitter de Sopa Tóxica.

     



    INFORMACIÓN ADICIONAL



    10 de abril de 2014

    3 cambios saludables para la primavera



    3 CAMBIOS SALUDABLES PARA LA PRIMAVERA

    1- AIRE / ABRIL

    • Consejo convencional: Si tienes alergia respiratoria toma antihistamínicos.
    • Nuestro consejo: Si minimizas los contaminantes en el aire de tu casa podrás reducir tus reacciones alérgicas.

    Tanto por la presencia de partículas en el aire como por la alergia a los pólenes, la primavera suele ser una época del año complicada en cuanto a problemas respiratorios. Cada primavera se informa de que será malísima en cuanto a alergias, lo que, además de que sea cierto o no, siempre es un buen marketing para vender más antihistamínicos. Tanto si somos asmáticos o alérgicos como si no, podemos optimizar nuestra salud mejorando la calidad del aire de nuestras casas, que en la mayoría de zonas está más contaminado que el del exterior.

    Los productos de limpieza convencionales contienen una buena cantidad de compuestos orgánicos volátiles (COV’s) que pueden darnos problemas respiratorios o que incluso son cancerígenos. Un ejemplo de esto es el estudio elaborado por la Dr. Anne Steinemann del 2012 que demostró que en gases que salían de lavadoras y secadores se encontraron más de 25 COV, entre ellos acetaldehído y benceno (cancerígenos), además de otros 5 contaminantes peligrosos del aire. Lo mismo sucede con el resto de productos de limpieza convencionales: lavavajillas, lavaplatos, limpiasuelos, limpiacristales, etc. y en especial productos agresivos como la lejía y los ambientadores.

    Lo mejor para evitarlos y mejorar nuestra salud, en concreto la respiratoria, es utilizar productos de limpieza naturales y preferiblemente que no tengan fragancia ni perfume. Es fácil encontrar detergentes para ropa o lavavajillas (a mano y a máquina) naturales o ecológicos. En el caso de otros productos podemos incluso ahorrarnos el dinero y la salud que cuestan si utilizamos para limpiar cosas como:

    • Limón y vinagre: Desinfectante, limpiador multiuso, limpiasuelos, antical, abrillantador, desengrasante. (No utilizar en piedra calcarea).
    • Bicarbonato: Suavizante para la ropa, abrillantador y limpiador multiuso.
    • Percarbonato sódico: Hace las funciones de lejía, así que es desinfectante, previene y elimina el moho, quitamanchas y blanqueador de ropa (funciona óptimamente a 40ºC).

    Otro consejo para mejorar nuestra salud respiratoria es dejar de utilizar colonias, perfumes, suavizantes y ambientadores, ya que las propias sustancias que los componen, tanto olorosas como no, son tóxicas y pueden provocar problemas serios de salud (como hormonales) además de reacciones adversas y empeoramiento de nuestro sistema respiratorio y reacciones alérgicas y asmáticas.

    Debido a la mala calidad del aire actual, estaría recomendado el uso de purificadores de aire en nuestras casas y oficinas, especialmente en el caso de que tengamos un problema respiratorio o alergia a los ácaros del polvo o polen. Para que sea eficiente, el purificador de aire deberá tener un filtro HEPA para asegurarnos de que puede filtrar partículas de hasta 0,3 micras.




    2- EJERCICIO / MAYO

    • Consejo convencional: Para estar sano y delgado hay que dejarse la piel.
    • Nuestro consejo: Para estar sano y delgado haz ejercicio suave cada día.

    Nuestro cuerpo está hecho para moverse, no para acabar agotado, pero sí para moverse. En el caso de que pasemos una temporada muy inactivos o nuestra vida sea muy sedentaria, uno de los problemas más importantes es el envejecimiento prematuro que nos provocaremos, ya que el cuerpo se atrofiará. La falta de ejercicio puede provocar problemas cardiovasculares, hipertensión, diabetes, artritis, osteoporosis o cáncer, entre otros.

    Como referencia nos puede servir que unas tres semanas de cama para un hombre joven y sano pueden equivaler a 20 años de envejecimiento a nivel cardiovascular. Afortunadamente, esto se puede revertir se tenga la edad que sea si nos ponemos en marcha y activamos nuestro cuerpo, pero sin que sea necesario destrozarse en el empeño. El ejercicio nos debe hacer sentir bien y con más energía, pero no agotados. En el caso de que nos agote quiere decir que nos estamos pasando y debemos hacer ejercicio más suave.

    Independientemente de la edad, el ejercicio aumenta la masa muscular, la densidad ósea, la capacidad pulmonar y tiene beneficios a nivel psicológico como disminuir la ansiedad, la ira, la desconfianza y hace que tengamos una mejor imagen propia y una mejor autoestima, mejor sueño y mejor tolerancia al estrés.

    Al hacer ejercicio debemos conseguir fortalecer nuestro cuerpo, darle más flexibilidad y más resistencia:

    Más fuerza significa más vitalidad y menos debilidad. Esto se puede conseguir con ejercicios de pesas adecuados a nuestra edad o estado físico. Está comprobado que hombres de 60 o 70 años pueden aumentar su fuerza muscular entre un 100 y un 200%. Los ejercicios de fuerza además refuerzan los huesos, disminuyendo la posibilidad de tener osteoporosis.

    Para obtener más flexibilidad debemos realizar estiramientos antes y después de hacer ejercicio. Esto reduce la posibilidad de lesiones y mejora la circulación de la sangre.

    Haciendo ejercicio aeróbico (andar, correr, bici, remo, etc.) mejoraremos nuestro sistema cardiovascular, respiratorio, circulatorio y ganaremos resistencia.

    Es muy fácil encontrar ejercicios adecuados a cada condición física y gusto personal, y como mínimo os proponemos andar 30 minutos al día, evidentemente siempre que vuestra condición física os lo permita. Lo ideal es practicar ejercicio en un entorno natural, ya sea en la montaña, playa o en un parque, y en caso contrario es preferible en casa o un gimnasio antes que las contaminadas calles de las grandes ciudades.





    3- AGUA / JUNIO

    • Consejo convencional: Bebe dos litros de agua al día.
    • Nuestro consejo: Bebe suficiente agua al día, pero purificada.

    El agua es un elemento básico para nuestra existencia. Solo hay que tener en cuenta que entre el 50 y el 80% de nuestro cuerpo es agua, dependiendo de la edad y el género, y que está involucrada en todas las reacciones químicas que se realizan en nuestro organismo, por lo que la calidad del agua determinará también la calidad de estas reacciones.

    Hoy en día es difícil que a través del agua corriente nos contagiemos con algún parásito, bacteria o virus, ya que el agua está tratada con cloro. El cloro es una sustancia química muy agresiva que elimina todos estos gérmenes, pero que en este proceso genera hasta 200 sustancias tóxicas, además de afectar a las células de nuestro cuerpo tal y como hace con los gérmenes. Por este motivo es muy recomendable utilizar un purificador para filtrar el agua que utilizamos para beber y cocinar. Purificando el agua eliminamos el cloro, pero también gérmenes, metales pesados, pesticidas, esporas de moho, algas y residuos de medicamentos entre otras sustancias tóxicas que pueden estar presentes en el agua.

    El mejor sistema de filtrado es el que dispone de dos fases de filtrado: Una fase para partículas de hasta tamaños microscópicos y otra de carbón activo que elimina tóxicos del agua. De esta manera eliminamos del agua los elementos que antes hemos mencionado sin perder las sales minerales, que es lo que nos interesa del agua.

    En casos especiales es necesario utilizar sistemas de ósmosis inversa, que permiten eliminar del agua absolutamente todo, pero tienen el problema de que malgastan mucha agua (aprox. 4 litros por cada litro útil) y de que también eliminan las sales minerales, lo que nos puede dar serios problemas de salud si no lo corregimos.

    En concreto para evitar el cloro en la ducha está recomendado utilizar un declorador. De esta manera evitamos respirar el cloro presente en el agua y el vapor y que nos irrita las vías respiratorias y nuestra piel.




    Artículo elaborado para Sopa Tóxica

     
    INFORMACIÓN ADICIONAL