10 de abril de 2014

3 cambios saludables para la primavera



3 CAMBIOS SALUDABLES PARA LA PRIMAVERA

1- AIRE / ABRIL

  • Consejo convencional: Si tienes alergia respiratoria toma antihistamínicos.
  • Nuestro consejo: Si minimizas los contaminantes en el aire de tu casa podrás reducir tus reacciones alérgicas.

Tanto por la presencia de partículas en el aire como por la alergia a los pólenes, la primavera suele ser una época del año complicada en cuanto a problemas respiratorios. Cada primavera se informa de que será malísima en cuanto a alergias, lo que, además de que sea cierto o no, siempre es un buen marketing para vender más antihistamínicos. Tanto si somos asmáticos o alérgicos como si no, podemos optimizar nuestra salud mejorando la calidad del aire de nuestras casas, que en la mayoría de zonas está más contaminado que el del exterior.

Los productos de limpieza convencionales contienen una buena cantidad de compuestos orgánicos volátiles (COV’s) que pueden darnos problemas respiratorios o que incluso son cancerígenos. Un ejemplo de esto es el estudio elaborado por la Dr. Anne Steinemann del 2012 que demostró que en gases que salían de lavadoras y secadores se encontraron más de 25 COV, entre ellos acetaldehído y benceno (cancerígenos), además de otros 5 contaminantes peligrosos del aire. Lo mismo sucede con el resto de productos de limpieza convencionales: lavavajillas, lavaplatos, limpiasuelos, limpiacristales, etc. y en especial productos agresivos como la lejía y los ambientadores.

Lo mejor para evitarlos y mejorar nuestra salud, en concreto la respiratoria, es utilizar productos de limpieza naturales y preferiblemente que no tengan fragancia ni perfume. Es fácil encontrar detergentes para ropa o lavavajillas (a mano y a máquina) naturales o ecológicos. En el caso de otros productos podemos incluso ahorrarnos el dinero y la salud que cuestan si utilizamos para limpiar cosas como:

  • Limón y vinagre: Desinfectante, limpiador multiuso, limpiasuelos, antical, abrillantador, desengrasante. (No utilizar en piedra calcarea).
  • Bicarbonato: Suavizante para la ropa, abrillantador y limpiador multiuso.
  • Percarbonato sódico: Hace las funciones de lejía, así que es desinfectante, previene y elimina el moho, quitamanchas y blanqueador de ropa (funciona óptimamente a 40ºC).

Otro consejo para mejorar nuestra salud respiratoria es dejar de utilizar colonias, perfumes, suavizantes y ambientadores, ya que las propias sustancias que los componen, tanto olorosas como no, son tóxicas y pueden provocar problemas serios de salud (como hormonales) además de reacciones adversas y empeoramiento de nuestro sistema respiratorio y reacciones alérgicas y asmáticas.

Debido a la mala calidad del aire actual, estaría recomendado el uso de purificadores de aire en nuestras casas y oficinas, especialmente en el caso de que tengamos un problema respiratorio o alergia a los ácaros del polvo o polen. Para que sea eficiente, el purificador de aire deberá tener un filtro HEPA para asegurarnos de que puede filtrar partículas de hasta 0,3 micras.




2- EJERCICIO / MAYO

  • Consejo convencional: Para estar sano y delgado hay que dejarse la piel.
  • Nuestro consejo: Para estar sano y delgado haz ejercicio suave cada día.

Nuestro cuerpo está hecho para moverse, no para acabar agotado, pero sí para moverse. En el caso de que pasemos una temporada muy inactivos o nuestra vida sea muy sedentaria, uno de los problemas más importantes es el envejecimiento prematuro que nos provocaremos, ya que el cuerpo se atrofiará. La falta de ejercicio puede provocar problemas cardiovasculares, hipertensión, diabetes, artritis, osteoporosis o cáncer, entre otros.

Como referencia nos puede servir que unas tres semanas de cama para un hombre joven y sano pueden equivaler a 20 años de envejecimiento a nivel cardiovascular. Afortunadamente, esto se puede revertir se tenga la edad que sea si nos ponemos en marcha y activamos nuestro cuerpo, pero sin que sea necesario destrozarse en el empeño. El ejercicio nos debe hacer sentir bien y con más energía, pero no agotados. En el caso de que nos agote quiere decir que nos estamos pasando y debemos hacer ejercicio más suave.

Independientemente de la edad, el ejercicio aumenta la masa muscular, la densidad ósea, la capacidad pulmonar y tiene beneficios a nivel psicológico como disminuir la ansiedad, la ira, la desconfianza y hace que tengamos una mejor imagen propia y una mejor autoestima, mejor sueño y mejor tolerancia al estrés.

Al hacer ejercicio debemos conseguir fortalecer nuestro cuerpo, darle más flexibilidad y más resistencia:

Más fuerza significa más vitalidad y menos debilidad. Esto se puede conseguir con ejercicios de pesas adecuados a nuestra edad o estado físico. Está comprobado que hombres de 60 o 70 años pueden aumentar su fuerza muscular entre un 100 y un 200%. Los ejercicios de fuerza además refuerzan los huesos, disminuyendo la posibilidad de tener osteoporosis.

Para obtener más flexibilidad debemos realizar estiramientos antes y después de hacer ejercicio. Esto reduce la posibilidad de lesiones y mejora la circulación de la sangre.

Haciendo ejercicio aeróbico (andar, correr, bici, remo, etc.) mejoraremos nuestro sistema cardiovascular, respiratorio, circulatorio y ganaremos resistencia.

Es muy fácil encontrar ejercicios adecuados a cada condición física y gusto personal, y como mínimo os proponemos andar 30 minutos al día, evidentemente siempre que vuestra condición física os lo permita. Lo ideal es practicar ejercicio en un entorno natural, ya sea en la montaña, playa o en un parque, y en caso contrario es preferible en casa o un gimnasio antes que las contaminadas calles de las grandes ciudades.





3- AGUA / JUNIO

  • Consejo convencional: Bebe dos litros de agua al día.
  • Nuestro consejo: Bebe suficiente agua al día, pero purificada.

El agua es un elemento básico para nuestra existencia. Solo hay que tener en cuenta que entre el 50 y el 80% de nuestro cuerpo es agua, dependiendo de la edad y el género, y que está involucrada en todas las reacciones químicas que se realizan en nuestro organismo, por lo que la calidad del agua determinará también la calidad de estas reacciones.

Hoy en día es difícil que a través del agua corriente nos contagiemos con algún parásito, bacteria o virus, ya que el agua está tratada con cloro. El cloro es una sustancia química muy agresiva que elimina todos estos gérmenes, pero que en este proceso genera hasta 200 sustancias tóxicas, además de afectar a las células de nuestro cuerpo tal y como hace con los gérmenes. Por este motivo es muy recomendable utilizar un purificador para filtrar el agua que utilizamos para beber y cocinar. Purificando el agua eliminamos el cloro, pero también gérmenes, metales pesados, pesticidas, esporas de moho, algas y residuos de medicamentos entre otras sustancias tóxicas que pueden estar presentes en el agua.

El mejor sistema de filtrado es el que dispone de dos fases de filtrado: Una fase para partículas de hasta tamaños microscópicos y otra de carbón activo que elimina tóxicos del agua. De esta manera eliminamos del agua los elementos que antes hemos mencionado sin perder las sales minerales, que es lo que nos interesa del agua.

En casos especiales es necesario utilizar sistemas de ósmosis inversa, que permiten eliminar del agua absolutamente todo, pero tienen el problema de que malgastan mucha agua (aprox. 4 litros por cada litro útil) y de que también eliminan las sales minerales, lo que nos puede dar serios problemas de salud si no lo corregimos.

En concreto para evitar el cloro en la ducha está recomendado utilizar un declorador. De esta manera evitamos respirar el cloro presente en el agua y el vapor y que nos irrita las vías respiratorias y nuestra piel.




Artículo elaborado para Sopa Tóxica

 
INFORMACIÓN ADICIONAL


24 de marzo de 2014

Sopa Tóxica: 3 cambios saludables de verdad para la primavera



3 CAMBIOS SALUDABLES DE VERDAD PARA LA PRIMAVERA

Coincidiendo con el inicio de la primavera, este mes en Sopa Tóxica os proponemos 3 cambios para los 3 cambios para la primavera que os ayudarán a mejorar la salud de verdad. Tres son los pilares a cambiar: respirar aire más puro, beber agua filtrada y ejercitar nuestro cuerpo de manera diaria y suave.

Sopa Tóxica: 3 Cambios saludables de verdad para la primavera, en Hágase la luz de Radio Euskadi:


Duración aprox. 23 minutos

Para descargar el audio en mp3, clicar el siguiente enlace con el botón derecho del ratón y guardar el archivo: Enlace mp3

Página de Sopa Tóxica con enlaces a todos los audios de los programas emitidos.


Encontraréis información sobre la sección y los temas que se tratarán en el Twitter de Sopa Tóxica.

 
INFORMACIÓN ADICIONAL

11 de marzo de 2014

Superalimentos


Casi todos los alimentos no procesados y que no sean azúcares tienen sus beneficios, evidentemente, pero algunos de ellos destacan por su gran cantidad de nutrientes o por su acción beneficiosa en nuestra salud. Aquí están algunos de ellos:


SEMILLAS

Las semillas son uno de los alimentos con más nutrientes que podemos encontrar, ya que en cada una de ellas hay todo lo necesario para crear una nueva planta. Contienen minerales como magnesio, calcio, zinc o cobre y vitaminas (E, grupo B, etc.) que son básicas para nuestro organismo. Además nos aportan mucha energía con muy poca cantidad.

Las semillas también nos aportan ácidos grasos (omegas 3, 6 y 9) que nuestro cuerpo puede utilizar para crear membranas celulares y tejidos, así como grasa para mantener en buen funcionamiento nuestras glándulas y nuestro cerebro, y también antioxidantes y sustancias anticancerígenas que nos permiten prevenir o combatir el cáncer.

Algunos ejemplos son las semillas de cáñamo, sésamo, comino, uva y las pipas de girasol o calabaza. Siempre deberemos escoger semillas ecológicas y crudas y lo mejor es comerlas molidas o ponerlas en remojo antes de comerlas para digerirlas mejor, dependiendo del tipo de semilla. Para molerlas una buena opción son los molinillos de café.

Semillas de lino: Las semillas de lino merecen una mención especial, ya que destacan por su capacidad nutritiva y anticancerígena.

Son la fuente vegetal más importante de omega 3, que es fundamental para la salud celular, así como la cardiovascular y para la protección contra el cáncer de pecho y próstata o para combatirlo si ya se ha diagnosticado.

Las semillas de lino además contienen 100 veces más lignanos que cualquier otra planta comestible. Los lignanos son capaces de frenar el crecimiento del cáncer de pecho y próstata y de frenar la metástasis reduciendo los factores de crecimiento de los tumores. Son capaces de prevenir el cáncer de pecho, ya que hacen que el tejido mamario sea más resistente a las toxinas. Actúan sobre los procesos hormonales sin crear efectos secundarios y sin ponernos en peligro. Esto es muy útil para prevenir y combatir los cánceres de origen hormonal, sobre todo los de pecho. Por ejemplo, son capaces de alargar los periodos menstruales, en el caso de que se tengan muy a menudo, y están recomendadas para los periodos de peri y de postmenopausia por que reducen los sofocos.

La dosis recomendada de estas semillas son 3 cucharadas al día molidas, que se pueden añadir a las comidas. También para hombres para evitar el cáncer de próstata.


ESPINACAS

Todos los vegetales de hoja verde contienen nutrientes antiinflamatorios y anticancerígenos, pero las espinacas están entre las primeras posiciones, no solo por la cantidad, sino también por su efectividad especialmente a lo largo del tracto digestivo y contra los cánceres agresivos de próstata. Estos agentes anticancerígenos son capaces de ralentizar la división de las células cancerosas. Además también son una fuente de potentes antioxidante como las vitaminas A, C o E, el manganeso y el selenio. Esto las hace ideales para evitar los problemas cardiovasculares. Un par de estos antioxidantes, la luteína y la zeaxantina, son especialmente activos en los ojos, donde previenen la degeneración macular provocada por la edad.

Las espinacas contienen una buena cantidad de vitaminas del grupo B y sobre todo son una fuente especialmente importante de vitamina K, muy importante para que el calcio que comemos se coloque donde debe y no provoque calcificaciones, por lo que es básica para la salud de nuestros huesos.

Para conservarlas hasta 5 días lo mejor es colocarlas en bolsas herméticas sacando el aire de dentro. Las espinacas se pueden comer crudas, que es lo ideal, pero también al vapor. En el caso de que las queramos hervir, las deberemos poner en mucha agua hirviendo durante solo 1 minuto. De esta manera se perderán el mínimo de nutrientes.


ESPECIAS

Las especias tienen un lugar muy importante en nuestra cocina, aunque no nos damos cuenta de la importancia que tienen para nuestra salud. La mayoría de ellas provienen o son originarias de Asia, donde son muy apreciadas por sus cualidades medicinales. Las especias contienen sustancias que nos aportan energía y mejoran la digestión de los alimentos, gracias en parte a su capacidad para desinflamar nuestros intestino, normalmente bastante castigado, pero además también contienen una gran cantidad de antioxidantes que ayudan a prevenir el cáncer y a combatirlo una vez se ha diagnosticado y por si fuera poco, también mejoran la actividad de nuestro sistema inmunitario.

Cúrcuma: Entre las especias se puede destacar la cúrcuma por ser la que tiene mayor capacidad anticancerígena, entre otros beneficios para nuestra salud tales como una potencia antioxidante 300 veces mayor que la vitamina E, una espectacular capacidad antiinflamatoria y además ayuda a perder peso gracias a que emulsifica la grasa de nuestro cuerpo.

La cúrcuma tiene la capacidad de eliminar células cancerosas de forma selectiva de 30 maneras diferentes. También tiene la capacidad de detener y frenar el crecimiento de los tumores gracias a que desactiva las toxinas presentes en el hígado y previene la formación de carcinomas evitando la formación de capilares que dan riego sanguíneo a los tumores; de esta manera no se puedan alimentar. Es especialmente efectivo en los cánceres de origen hormonal, como el de pecho o próstata. En el caso de cánceres ya diagnosticados, mejora la efectividad de la quimioterapia a la vez que protege a los órganos del daño que puedan recibir por parte del propio tratamiento y también reduce las habilidades del cáncer para reproducirse e invadir otros tejidos o hacer metástasis.

Además de añadirla la cúrcuma a las comidas, se puede tomar con té verde, de manera que las cualidades anticancerígenas de estos dos alimentos se vean potenciadas, ya que funcionan en sinergia.

La cúrcuma también ayuda a deshacer piedras en el riñón y la vesícula, protege el estomago de úlceras y reduce le riesgo de problemas de cardiovasculares. Tras exponerla a la luz solar se puede utilizar tópicamente contra infecciones de hongos o bacterias o para mejorar los problemas de piel. La cúrcuma se puede tomar añadiéndola a la comida, pero nunca sobrecocinada. Para combatir el cáncer está recomendado tomar 2 gramos al día.


AJO

El ajo es tradicional en nuestra cocina, aunque es originario de Asia Central. Tiene una capacidad antioxidante excepcional, así como una gran cantidad de selenio, que mejora la producción de glutatión, uno de nuestros propios antioxidantes y desintoxicantes. El ajo es un conocido antibiótico que se utilizó como tal por Louis Pasteur y más tarde en la PGM. Es capaz de eliminar de nuestro organismo bacterias, virus, hongos y parásitos (muy útil en caso de candidiasis) y de mejorar la acción de nuestro sistema inmunitario, como se demostró en un estudio realizado el año ’89 en enfermos de SIDA.

El ajo también nos puede ayudar en caso de padecer enfermedades cardiovasculares, ya que licua la sangre, evitando que se formen trombos, reduce el colesterol, mantiene la elasticidad de las arterias y reduce la presión sanguínea. Curiosamente el ajo no se recomienda en el caso de que se tomen anticoagulantes por que interfiere en la acción del medicamento. En otras palabras, es tan bueno que hace la misma función que el medicamento, por lo que este no sería necesario o se tendría que reducir la dosis (y con ello también los efectos secundarios del medicamento).

Respecto al cáncer, el ajo dispone de las mismas armas que la cúrcuma, que aunque quizás son menos potente, no son nada despreciables. Es especialmente útil contra el cáncer de pecho, ya que es capaz de reducir la formación de carcinomas entre un 50% y un 70%. Evita que las toxinas actúen en el ADN de las células del pecho, evita que las células cancerosas se junten formando tumores y reduce el riesgo de metástasis. También potencia el tratamiento de quimioterapia y protege a nuestro cuerpo de los daños causados por este y está recomendado también para otros cánceres como los de laringe, colon, faringe, boca, estomago, ovarios, próstata y riñón.

Para obtener el máximo beneficio del ajo deberemos comerlo siempre crudo, machacado o troceado y comerlo 15 minutos después para dar tiempo a que los enzimas se activen. Para evitar tener aliento a ajo, lo mejor es cortar el diente de ajo por la mitad y sacar el corazón.




Artículo elaborado para Sopa Tóxica

 
INFORMACIÓN ADICIONAL

24 de febrero de 2014

Sopa Tóxica: Alimentos súper saludables


ALIMENTOS SUPER SALUDABLES

Esta semana en Sopa Tóxica hablamos de alimentos que destacan por su gran cantidad de nutrientes o por sus beneficios para nuestra salud.


Sopa Tóxica: Alimentos súper saludables, en Hágase la luz de Radio Euskadi:




Duración aprox. 21 minutos

Para descargar el audio en mp3, clicar el siguiente enlace con el botón derecho del ratón y guardar el archivo: Enlace mp3


Página de Sopa Tóxica con enlaces a todos los audios de los programas emitidos.


Encontraréis información sobre la sección y los temas que se tratarán en el Twitter de Sopa Tóxica.

 



INFORMACIÓN ADICIONAL



10 de febrero de 2014

3 cambios saludables de verdad para el invierno




Artículo elaborado para Sopa Tóxica 


Para el primer Sopa Tóxica del año, os proponemos 3 cambios para los 3 primeros meses del año que os ayudarán a mejorar la salud de verdad. Este es el primer de 4 programas que haremos durante este año, uno por estación, con un total de 12 propuestas saludables.

Estos cambios están basados en corregir dos ideas equivocadas que son muy comunes hoy en día.

La primera es que estamos bien alimentados y en concreto que no nos faltan sales minerales porque las obtenemos de los alimentos, principalmente de los vegetales que comemos. Esto no es del todo correcto, ya que los suelos hoy son más pobres en nutrientes que hace 100 o 50 años y además el equilibrio de minerales del suelo está roto debido al uso de fertilizantes y pesticidas, lo que provoca que ingiramos más cantidades de unos minerales que de otros. El aumento de algunos minerales puede provocar la reducción de otros debido a que son antagonistas, como ocurre con el potasio y el magnesio. Los fertilizantes ricos en potasio producen un descenso en los niveles de magnesio del suelo.

Otra idea equivocada es que las grasas (naturales) engordan y son malas para la salud, lo que no es cierto, al menos en la mayoría de casos. Las epidemias de obesidad y de diabetes de tipo 2 que sufren los países occidentales se deben en gran parte a la gran ingesta de grasas hidrogenadas, azúcares y harinas refinadas, no a las grasas naturales.

Comer alimentos sin nutrientes, pero que contienen azúcares y harinas refinadas nos aporta solo calorías, pero no nutrientes (minerales y vitaminas). De esta manera engordamos, pero seguimos desnutridos y débiles, por lo que nuestro cuerpo nos pide más alimento, así que comemos más azúcares y harinas refinadas. Un circulo sin ningún tipo de virtud.





1- SAL / ENERO

Consejo convencional: Reduce la sal

Nuestro consejo: Elimina la sal refinada e introduce la sal sin refinar



Los minerales y su equilibrio en nuestro cuerpo son una de las piezas claves para tener una buena salud mental y física. Podemos obtener los minerales de la sal, que es una de las fuentes de minerales más importantes de que disponemos. Esto es cierto siempre que la sal no esté refinada.

La sal sin refinar está compuesta casi en su totalidad por cloro y sodio (cloruro sódico) y en una pequeña parte por minerales. La sal refinada es la sal del mar de la que se han eliminado todas las “impurezas”, entre ellas los minerales, dejando solo el cloruro sódico y a la que se pueden haber añadido aditivos como antiaglutinantes.

El sal refinada, es decir, el cloruro sódico, es una sustancia muy agresiva de la que el cuerpo necesita desprenderse muy rápidamente. Para ello utiliza el agua de nuestras células, lo que hace que se deshidraten y mueran. Se necesitan 23 gr. de nuestra agua para disolver 1 gr. de sal refinada. Si esa agua no está disponible, el cuerpo utiliza proteínas de origen animal (leche y carne roja principalmente) para neutralizarla, pero como resultado se produce ácido úrico, que se deposita en forma de cristales en los huesos y las articulaciones, provocando lo que se conoce como gota. Además provoca hipertensión y los problemas cardíacos derivados de ella, entre los que está la propia medicación contra la hipertensión.

Para sustituir la sal refinada disponemos de sal de mar sin refinar, que es muy fácil de encontrar, y también de sal de montaña. La primera contiene mucho más yodo que la segunda (especialmente la flor de sal), lo que beneficiará a nuestra tiroides, y la segunda es más pura que la primera, ya que ha estado millones de años aislada bajo las montañas.

La sal sin refinar, por cierto, no hace subir la presión, sino que ayuda a regularla.





2- AZÚCAR / FEBRERO

-Consejo convencional: Sustituye el azúcar por edulcorantes artificiales

-Nuestro consejo: Elimina el azúcar y sustitúyelo por stevia



El azúcar está compuesto por una molécula de glucosa (lo que queman nuestras células) y otra de fructosa unidas. Aporta mucha energía a nuestro cuerpo y muy pocos nutrientes y en el caso del azúcar blanco o refinado, ningún nutriente. El azúcar que no se consume se almacena en forma de grasa, por lo que en el caso de que la ingesta de azúcar sea muy grande provoca obesidad y más tarde diabetes. De esta manera el azúcar se ha convertido en la principal causa de la epidemia de obesidad que sufre nuestra sociedad actualmente. Debemos tener en cuenta que muchas veces comemos azúcar sin saberlo en los alimentos y bebidas procesados.

El azúcar además crea adicción, tal y como hace una droga excitante, por lo que provoca comportamientos adictivos. Especialmente es dañino en los niños, ya que puede modificar su comportamiento y su metabolismo y crear problemas para el resto de sus vidas. El azúcar también inhibe el sistema inmunológico, facilita la aparición de candidiasis, hace crecer más rápido el cáncer e interfiere en la absorción del calcio y del magnesio.

La alternativa al azúcar no pasa por utilizar edulcorantes artificiales, ya que también pueden darnos problemas de salud debido a su toxicidad. Lo más recomendado es utilizar stevia, una planta que no contiene azúcar y con una capacidad edulcorante mucho mayor que éste y que además es antioxidante, antiinflamatoria y anticancerígena. Se pueden utilizar sus hojas si la plantamos en casa (es una planta pequeña) o en forma de extracto, que es muy fácil de encontrar hoy en día. La stevia no aporta calorías y además tiene beneficios para nuestra salud, ya que por ejemplo reduce la tensión arterial, es diurética, regula el sistema digestivo y reduce el colesterol y los triglicéridos.





3- GRASAS / MARZO

-Consejo convencional: No comas grasas para no engordar ni tener colesterol

-Nuestro consejo: Come aceite de coco, frutos secos y utiliza aceite de oliva virgen crudo para no engordar ni tener exceso de colesterol



Debido a la gran confusión generada especialmente por lo que nos conviene y no nos conviene comer para mantener a raya nuestro colesterol y peso, hoy en día se hace bastante difícil saber qué tipo de grasas son buenas para nuestro organismo, por lo que el consejo general que recibimos es el de evitar las grasas. Debemos saber que una buena ingesta de grasas saludables es básica para el cuerpo. Buena parte de nuestro organismo está hecho de grasa, como el cerebro o las glándulas, o bien las grasas son la materia prima a partir de la que se fabrican algunos elementos tan importantes como las hormonas.


Las grasas que debemos evitar son las grasas hidrogenadas o grasas trans (aceites vegetales convertidos en aceites saturados de manera artificial) presentes en repostería y bollería industrial, así como en los alimentos procesados. Tampoco son convenientes algunos aceites vegetales, sobre todo si son usados para freír, como es el caso del aceite de girasol.

Por este motivo, los dos aceites saludables que proponemos son el aceite de coco y el aceite de oliva. El aceite de oliva más recomendado es el virgen y si es posible ecológico. De esta manera obtendremos del aceite sus mejores cualidades para nuestra salud, algo que no ofrece el aceite refinado. El aceite de oliva tiene el inconveniente de que cuando se somete a altas temperaturas genera sustancias tóxicas con facilidad, por lo que deberíamos evitar freír con él o bien utilizar aceite de coco para cocinar, que es mucho más estable y por lo tanto genera muchos menos tóxicos.

El aceite de coco siempre debe ser virgen y a ser posible ecológico, igual que el de oliva, para obtener los máximos nutrientes de él. El aceite de coco libera una gran cantidad de energía que nuestro cuerpo puede aprovechar de manera inmediata, pero no provoca ningún pico de insulina, tal y como hacen los cereales y sobre todo el azúcar. Además de ayudar a reducir los niveles de colesterol “malo” (LDL), hace aumentar el colesterol bueno (HDL), estimula el sistema inmunológico, promueve la pérdida de peso, favorece el buen funcionamiento de la tiroides, estimula el metabolismo y la perdida de tejido graso. Por si fuera poco, también es un gran antibacteriano y antiviral natural capaz de destruir virus como el herpes, citomegalovirus, gripe y bacterias patógenas.


También puede utilizarse como crema hidratante, desmaquillador, mascarilla capilar, loción corporal, aceite de masaje, pasta de dientes, aftershave, etc.

Las membranas de nuestras células están compuestas de ácidos grasos que podemos encontrar en el aceite de pescado o en los aceites vegetales, por ejemplo, pero también en los frutos secos. Si nuestro cuerpo no tiene suficiente ácidos grasos las membranas celulares son defectuosas y facilitan el paso de toxinas, virus, etc. Por este motivo es importante que en nuestra dieta haya una buena presencia de frutos secos, tal y como sucedía antes del Neolítico, ya que además nos darán una gran cantidad de energía sin los problemas de azúcar o insulina que nos pueden dar los cereales o los azúcares. Cualquier fruto seco está recomendado siempre y cuando sea crudo y es importante tener en cuenta que los cacahuetes no son frutos secos, sino legumbres.

 
Artículo elaborado para Sopa Tóxica

 
INFORMACIÓN ADICIONAL

27 de enero de 2014

Sopa Tóxica: 3 cambios saludables de verdad para el invierno



3 CAMBIOS SALUDABLES DE VERDAD

En el primer Sopa Tóxica del año os proponemos 3 cambios para los 3 primeros meses del añoque os ayudarán a mejorar la salud de verdad. Este es el primer de 4 programas que haremos durante este año (uno por estación) con un total de 12 propuestas saludables.


Sopa Tóxica: 3 cambios saludables de verdad para el invierno, en Hágase la luz de Radio Euskadi:


Duración aprox. 24 minutos

Para descargar el audio en mp3, clicar el siguiente enlace con el botón derecho del ratón y guardar el archivo: Enlace mp3



Página de Sopa Tóxica con enlaces a todos los audios de los programas emitidos.

Encontraréis información sobre la sección y los temas que se tratarán en el Twitter de Sopa Tóxica.

 
INFORMACIÓN ADICIONAL

11 de diciembre de 2013

La importancia de la fibra alimentaria para nuestra salud



 
Artículo elaborado para Sopa Tóxica

Según la mayoría de definiciones la fibra alimentaria es aquella parte de los alimentos vegetales que no somos capaces de digerir. Normalmente aquí se queda la definición y la fibra no nos parece demasiado importante más allá de la función altamente conocida de hacer que nuestro sistema digestivo funcione regularmente, lo que nos evita algunos problemas como estreñimiento e incluso algunas enfermedades. Pero la fibra es muy importante para nuestra alimentación y nuestra salud.

Los vegetales están compuestos mayoritariamente por hidratos de carbono, pero no todos son del mismo tipo. Nuestro cuerpo es capaz de romper la mayoría de estos hidratos de carbono para convertirlos en glucosa que es quemada en nuestras células gracias al oxígeno que respiramos. De esta manera nuestras células generan energía. Los hidratos de carbono que nuestro cuerpo no puede romper son los que forman parte de la fibra alimentaria, que se divide en dos tipos: insoluble y soluble, dependiendo de si es soluble o no en agua. Aunque dependiendo de los beneficios que aporta a nuestra salud, la soluble también recibe el nombre de viscosa o fermentable y la insoluble de no fermentable. La mayoría de vegetales que comemos combina los dos tipos de fibras en diferentes porcentajes.

A diferencia de lo que creemos, la fibra no pasa por nuestro sistema digestivo intacta. Tiene la capacidad de absorber toxinas y metales pesados presentes en nuestro tracto digestivo y arrastrarlos fuera de nuestro cuerpo. Al facilitar el paso a través de los intestinos también evita que las toxinas presentes en las heces puedan verse reabsorbidas y que no abandonen el organismo. La fibra alimentaria además ayuda a reducir la presión sanguínea y la inflamación y se está estudiando la posibilidad de que prevenga los pólipos y el cáncer de colon.



Fibra soluble, viscosa o fermentable

Al disolverse en el agua se convierte en gel o gelatina que en nuestro intestino no genera más volumen de masa fecal, sino que hace que el paso sea más lento. Algunas de ellas son las gomas vegetales, la pectina, los mucílagos, la oligofructosa o la inulina. Algunas de ellas se utilizan en la industria alimentaria como gelificantes o aglutinantes, como las gomas.

Las bacterias beneficiosas presentes en nuestro colon facilitan la absorción de nutrientes que no han sido absorbidos en el intestino delgado. Estas bacterias se alimentan de fibra, es decir, la hacen fermentar, haciendo que durante este proceso de fermentación se generen más nutrientes. Alimentar a estas bacterias con fibra es muy importante, ya que mantendrán a raya a otras bacterias patógenas impidiéndoles que puedan sobrevivir en el tracto intestinal.

Podemos obtener la fibra soluble o fermentable de las legumbres, la avena, la cebada, la fruta y en especial los cítricos, las semillas de lino (junto con el omega 3), los plátanos, las zanahorias y las cebollas, por ejemplo.



La fibra y la diabetes

El gel que forma en nuestros intestinos la fibra soluble hace más lenta la absorción de los nutrientes haciendo así que el pico de insulina típico que se produce después de las comidas sea más suave. Esto es muy útil para los diabéticos, ya que les permite tener un mejor control de los niveles de azúcar (glucosa), como han demostrado varios estudios en los que pacientes de diabetes de tipo 2 mejoraron significativamente su control de azúcar en sangre tras 6 semanas tomando 50 gr de fibra soluble por día. Esto no solo es útil para los diabéticos, sino también para prevenir la diabetes, cuya pandemia actual es en parte provocada por los azúcares y las harinas refinadas presentes en el tipo de alimentación actual.



La fibra y el colesterol

En el caso de que necesitemos reducir nuestro colesterol en sangre, la fibra soluble también nos puede ser útil. Esta fibra dificulta la absorción del colesterol presente en los alimentos, pero además también se asocia con los ácidos biliares que segregamos para digerir las grasas, haciendo que no sean útiles. Esto provoca que el hígado utilice colesterol extra para fabricar más ácidos biliares, reduciendo así el nivel de colesterol.




Fibra insoluble o no fermentable

La fibra insoluble, al no disolverse en el agua sí que aumenta la masa fecal y también su peso, por lo que principalmente es un medio de prevención de problemas como el estreñimiento o la irregularidad intestinal y de enfermedades o problemas derivados de estos como las hemorroides, la diverticulosis y la diverticulitis. Un ejemplo de fibra insoluble es la celulosa, utilizada en muchos suplementos hipoalergénicos en forma de cápsula en la que está contenido el suplemento y/o en forma de excipiente.

La fibra insoluble tiene una presencia muy alta en los cereales integrales y en las harinas no refinadas y un ejemplo conocido de ella es el salvado de trigo. Pero también la podemos encontrar en buena cantidad en las semillas, los frutos secos y las verduras.

La fibra insoluble es la más eficaz en la eliminación de toxinas y metales pesados gracias a que su capacidad quelante (capacidad de retener o “secuestrar”) en el intestino. Un ejemplo muy claro de su eficacia es el alga chlorella, que se utiliza expresamente para eliminar metales pesados, y en concreto el mercurio, tras las extracciones de amalgamas dentales. La toma de chlorella siempre tiene que ser supervisada por un médico con conocimientos en procesos de desintoxicación, ya que tanto el proceso en si como el inicio de la toma puede provocar algunos problemas.

La fibra que contienen los frutos secos, las semillas, los cereales integrales y las legumbres contienen un agente quelante presente en su composición llamado inositol hexafosfato (IP6). El IP6 está es un también un desintoxicante y un antioxidante que tiene varias funciones muy importantes en nuestro cuerpo, dos de ellas son la de mantener nuestro sistema inmunitario en forma contra el cáncer y la de evitar la formación de piedras en los riñones. Las harina refinadas no contienen o casi no contienen IP6, ya que en este tipo de harinas se ha eliminado la fibra del cereal, lo que llamamos salvado. Los cereales integrales, los frutos secos, las semillas y las legumbres contienen entre 1 y 6 gramos de IP6 por cada 100 gr. La dosis recomendada es de 2 gramos al día. Especialmente al salvado de arroz y de trigo tienen un gran contenido en IP6 y una taza de arroz integral hervido, por ejemplo, contiene aproximadamente 2 gramos de IP6.

El efecto de quelación de la fibra puede ser perjudicial en el caso de que comamos demasiada fibra no soluble, ya que podría secuestrar algunos minerales y vitaminas, tal y como hace con los metales pesados, haciendo que no estén disponibles para nuestro cuerpo. En concreto puede darnos algún problema de absorción de calcio y hierro. Para evitar esto lo mejor es obtener la fibra de la alimentación, es decir, no utilizar suplementos de fibra (a no ser que lo recomiende un médico) que harán aumentar su presencia anormalmente y crear un desequilibrio.

Es posible que si llevamos un tipo de alimentación “moderna”, es decir, rica en azúcares y edulcorantes, harinas refinadas y baja en fruta y verduras, necesitaremos aumentar la ingesta de fibra. Para obtenerla no es necesario hacer nada especial, tan solo comer más vegetales y comerlos enteros. No nos servirá el comer frutas en conserva o sin piel o zumos sin pulpa, ya que el contenido en fibra es muy bajo o directamente nulo. También existe la posibilidad de tomar suplementos como salvado de trigo, o alimentos enriquecidos con fibra, aunque lo mejor es obtener la fibra directamente de una alimentación variada en vegetales, ya que así obtendremos los diferentes tipo de fibra que nuestro cuerpo necesita y también del resto de nutrientes (vitaminas, minerales, etc.) y muy importante, los obtendremos dentro de la estructura del alimento, lo que los hará más disponibles para nuestro cuerpo.

En el caso de que queramos aumentar la ingesta de alimentos ricos en fibra deberemos tener en cuenta que si lo hacemos demasiado rápido podemos tener algún problema como gas intestinal o distensión abdominal. Esto es debido a que estamos tomando más fibra de la que las bacterias de nuestros intestinos pueden procesar, por lo que es necesario introducir estos alimentos gradualmente para ir aumentando poco a poco la población de estas bacterias.

Debido a que la fibra funciona mejor cuando absorbe el agua, también deberemos tener en cuenta tomar suficiente agua.



Buena parte de nuestra salud se ve afectada por como funciona nuestro sistema digestivo. Un ejemplo es que el 70% de nuestro sistema inmunitario se encuentra allí. Comer equilibradamente, lo que incluye una cantidad de fibra adecuada, es básico para conseguir una salud óptima.




Artículo elaborado para Sopa Tóxica

 

INFORMACIÓN ADICIONAL